Secondary Navigation

¿Cómo debe ser la disciplina cristiana?

¿Cómo debe ser la disciplina cristiana?

¿Cómo debe ser la disciplina cristiana?

ABRIR RECURSO  –  ESCUCHAR AUDIO

¿Cómo debe ser la disciplina cristiana?

La disciplina es muy importante para la coexistencia de todas las personas, respetando los
derechos de los demás. También es necesaria la disciplina en la preparación de cada uno para una
vida útil: en el hogar, en la escuela, en el trabajo, en los deportes, en el ejército, etc. y muy
especialmente en la vida cristiana.
Para nuestro estudio dividiremos la disciplina en varias partes: Instrucción, obediencia, castigo,
arrepentimiento-confesión, y enmienda, perdón y observación.
A. LA INSTRUCCIÓN O ASIMILACIÓN DE LA PALABRA DE DIOS.
Gracias a Dios nos ha dado su Palabra. Sin ella sería imposible saber cómo es Dios, no sabríamos
si tenemos alma y espíritu, ignoraríamos el origen de todo lo que existe, incluyendo el origen del
hombre. Tampoco sabríamos de la existencia de los seres espirituales, desconoceríamos por
completo el futuro y los planes de Dios para la eternidad. Pero la Biblia no es sólo para darnos
conocimientos, sino también para revelarnos la voluntad de Dios, sus leyes para obedecerlas, y
las consecuencias si no las acatamos. Esto es la base de la disciplina.
B. LA OBEDIENCIA, AUTO DISCIPLINA, NORMAS DE CONDUCTA.
1. Al recibir a Jesucristo, Dios nos da una nueva naturaleza, la naturaleza divina que nos capacita
para querer y obedecer la voluntad de Dios, 2 P. 1:4; 1 P. 1:15.
2. Como el creyente retiene la naturaleza vieja, hay una lucha constante entre el Espíritu y la
carne, o malos deseos, y el auto disciplina consiste en no dar lugar a la carne, considerando
muerta la naturaleza vieja, crucificando al “YO” para servir a Dios, Gá. 5:16,17; Gá. 2:20; Mt.
16:24.
3. Tenemos lucha contra las fuerzas del maligno en todo tiempo y en todo lugar donde nos
encontremos. Si somos auto-disciplinados, usaremos toda la armadura de Dios y los recursos
infinitos que Dios nos ha dado. Echando mano de la vida eterna resistiremos a Satanás y
venceremos todas las tentaciones, Ef.6:11-12; 1 Ti. 6:12; Stg. 4:7.
4. Ejercitando el amor para con los demás; llegaremos a comprender, experimentar y comprobar
que es mejor servir que ser servido; mejor dar que recibir, considerar a los demás como
superiores a uno mismo y no agradarnos a nosotros mismos, sino a los demás, Jn. 13:34; Mt.
20:28; Hch. 20:35; Fil. 2:3; Ro. 15:1-3.
5. Mantener una vida en comunión con Dios, orar en todo tiempo, leer, meditar y guardar la santa
palabra de Dios, Sal. 25:14; Pr. 3:32; 1 Jn. 1:3; 1 Ts. 5:17; Ap.1:3; Sal. 1:2.
6. Ser sensibles al pecado, reconocié ndolo luego, confesándolo, dejándolo, enmendándolo,
restituyendo, y perdonando cuando se nos haya ofendido, Pr. 28:13; 1 Jn. 1:9; Lc. 19:9; 17:3-4.
7. Venciendo los instintos malos, ya sean sensuales, sexuales, de envidia, de superioridad, de
atropello a los demás, etc. Para esto Dios ha dado a todos los hombres el uso de la inteligencia, y
vemos a personas aún no cristianas, que controlan sus apetitos. Cuando alguien se deja dominar
por sus instintos y procura ocultarlo de los demás, no hace uso de la inteligencia, sino de la2
astucia. En cuanto al creyente, además de la inteligencia, Dios le ha dado su Santo Espíritu, y si
nos sometemos a El, nos hará vencedores sobre nuestros instintos, Ef. 5:18; 2 Ti. 1:7.
8. Dominando nuestras emociones. Hay buenas y malas. Debemos ser maduros, inteligentes y
dejar que el Espíritu Santo nos controle y nos llene. Esto es auto disciplina. No debemos ser
arrebatados. Debemos pensar bien antes de hablar, qué palabras usar y cómo hablar, hacer
cálculos antes de prometer u ofrecer algo. No debemos dejarnos llevar por la ira, ni el deseo de
venganza, sino controlarnos en las reuniones emotivas, en sucesos inesperados o repentinos. La
disciplina consiste en tener templanza, continencia, moderación y saber dominar los instintos,
apetitos y emociones.
C. CASTIGANDO LAS DESOBEDIENCIAS.
1. El castigo judicial y total sobre el pecado lo llevó Cristo una vez y para siempre. En este
sentido, ningún creyente “pagar ” o ser “castigado” por ningún pecado, sea pasado, presente o
futuro, Ro. 8:1; Jn. 5:24; 1 P. 2:24; 3:18.
2. Hay un castigo paternal. Cuando el pecador acepta a Jesucristo, cambia su situación, deja de
ser reo ante Dios como juez, y se convierte en hijo de Dios, y Dios como su Padre: Se compadece
de sus hijos, Sal. 103:13. Perdona a sus hijos, Mal. 3:17; 1 Jn. 1:9. Disciplina y castiga a sus
hijos, para moverlos al arrepentimiento, confesión y enmienda, Sal. 32:3 -4; 89:32; 94:12;
118:18; Pr. 3:12; Is. 1:5.
Veamos algunos ejemplos de la disciplina del Señor sobre sus siervos o hijos:
María, Moisés y Aarón, Nm. 12:1-5; 20:12; Dt. 3:23-26.
Un profeta desobediente, anónimo que fue muerto por un león, 1 R. 13:7-8; 15:24.
David, 2 S. 12:13-15; 24:1, 12-15.
Jonás, 1:3-17.
Uzías, 2 Cr. 26:16-23.
Ananías y Safira, Hch. 5:1-11.
Estas disciplinas o castigos del Señor, vienen porque somos sus hijos, He. 12:5-8; 1 Co. 11:29-32;
porque nos ama, Pr. 3:12; para que reconozcamos nuestros pecados, nos arrepintamos de ellos y
los confesemos al Señor, Sal. 32:3-5.
3. La iglesia debe saber cómo administrar la disciplina correctiva cuando no hay arrepentimiento
o haya rebeldía.
a. Cómo aplicar esta disciplina:
1) Amonestar a la persona, Tit. 3:10.
2) Oírle imparcialmente, 1 Ti 5:21; Dt. 1:17.
3) Si el sindicado negare los cargos, o presentare testigos que neutralicen las
declaraciones de los testigos acusadores, habrá que declararlo “inocente” por
falta de pruebas, aunque sea culpable, sabiendo solemnemente que el Señor
aclarar la situación. Si su hijo le aplicar la disciplina, si no lo es lo dejar sin
disciplina, (He. 12:8) para ser condenado con el mundo, 1 Co. 11:32.
b. Habiendo llegado el asunto al consejo de la iglesia, si se comprueba el pecado:3
1) Si confiesa su pecado, se arrepiente, se aparta del pecado y si hace restitución
cuando es posible, hay que perdonarlo, y su caso pasa a la disciplina de
“OBSERVACION”.
2) Si hay rebeldía o continúa en el pecado, habrá que declararlo como “gentil y
publicano”, Mt. 18:17. Para un judío un “gentil” era uno no de Israel. Para la
iglesia ser declararlo “NO EVANGÉLICO”. Pablo le dice a Tito “de _ _ chalo”,
Tit. 3:10. Es lo mismo que excomulgar, cortar, amputar, quitar la levadura, 1
Co. 5:2,7. Los publicanos, por su trabajo desleal a los judíos, eran despreciados
y por lo mismo poco les importaba su mala conducta. “Tenle como publicano”
querrá decir, “déjenlo que haga lo que quiera”.
Pablo mandó a la iglesia de Corinto entregar a Satanás al que había cometido
ese gran pecado (1 Co. 5:5). Pablo lo hizo con la autoridad apostólica y bajo la
inspiración del Espíritu Santo. Si nosotros no nos atrevemos a aplicar esta
medida, podemos entregarlo a Dios, y _ l lo puede entregar a Satanás. Todo esto
se debe hacer:
Con amor, considerándonos a nosotros mismos, Gal. 6:1. Para bien de la
persona, como sucedió en el caso de 1 Co. 5. Para bien de la iglesia; si no
se quita la levadura se leuda toda la masa, 1 Co. 5:6. Si no se corrige el
pecado contaminar muchos en la iglesia, y otros seguirán ese ejemplo. Si
se corrige, los demás temerán, 1 Ti. 5:20; Hch. 5:5,11.
Para la gloria de Dios, para vindicar su nombre. Si la iglesia no lo hace,
el Señor lo hará directamente.
Cuando todo lo hacemos con amor y para la gloria de Dios, podremos contar
con la promesa: “Todo lo que atáis en la tierra, será atado en el cielo, y todo lo
que desatáis en la tierra, será desatado en el cielo.” “Porque donde están dos o
tres congregados en mi nombre, allí estoy yo en medio de ellos”, Mt. 18:19-20.
Es decir, lo haremos con la aprobación y presencia de Dios.
D. ARREPENTIMIENTO – CONFESIÓ N – ENMIENDA
1. El arrepentimiento: Se espera que el castigo o disciplina del Señor, y la disciplina de la iglesia
produzcan el arrepentimiento verdadero de corazón.
2. La confesión:
a. Todo pecado debe ser confesado al Señor, porque todos los pecados y cada uno de
ellos es una ofensa al Señor, Sal. 51:4; Neh. 1:6; Esd. 10:1; Dn. 9:4; 1 Jn. 1:9.
b. Cuando el pecado es de conocimiento público, la confesión tiene que ser pública, y
también la disciplina de observación, 1 Ti. 5:20.
c. Cuando el pecado sea de conocimiento sólo de una o dos personas, la confesión se hará
ante ellas, y las personas ofendidas. No es suficiente confesarlo sólo delante de Dios,
Stg. 5:16; Lc. 17:3.
d. Cuando el pecado ha ofendido sólo a Dios, y nadie más lo sabe, hay que comprender lo
terrible y la grandeza del pecado, y confesarlo con arrepentimiento al Señor, como los
pecados del pensamiento e intención, Mt. 5:28, la envidia, la codicia, la avaricia, el4
sadismo, etc. Si ningún otro se da cuenta, entran en esta categoría, y la confesión será
suficiente hacerla ante el Señor, pero de todo corazón. Si la persona quiere compartir
con alguien de confianza ese peso de conciencia, el escogido para esta confidencia no
debe contarlo a nadie, y ayudar en oración al que cometió ese pecado.
3. La enmienda, restitución, reparación del daño:
Hay pecados para los cuales se pueden enmendar o reparar los daños y hay pecados para los cual
esto no es posible.
a. Si se ha robado algo, hay que devolverlo. Si hemos dañado la propiedad ajena, hay que
reparar el daño. Si hemos calumniado, difamado, o mentido en contra de alguien,
debemos pregonar la verdad, para vindicar al ofendido. Si hacemos esa resolución, el
Señor nos ayudará, Lc. 19:8.
b. Si es una fornicación, (cuando ninguno de los dos es casado) la reparación del mal ser _
legalizar la unión con el matrimonio. Si no están de acuerdo, que no lo hagan y cada
uno sufrirá las consecuencias.
c. Hay pecados que causan daños irreparables como: un asesinato; homicidio; adulterio; o
haber provocado un aborto, o si por una calumnia se haya matado o sentenciado a
muerte a una persona. Después de consumado el acto, ya no se puede reparar el daño.
En estos casos hay que confiar que la muerte de Cristo pagó todos nuestros pecados, a
un los más horribles, Is. 1:18; 1 Jn. 1:9; 2:1-2. La eficacia de la muerte de Cristo limpia
aun nuestras conciencias para servir al Señor, He. 9:14.
d. Algunos se han presentado a la justicia para pagar por los delitos. Esto resuelve el
asunto judicial terrenal, pero no repara el daño, y recordemos que Cristo pagó todos
nuestros pecados.
4. Las consecuencias del pecado:
Aparte del castigo judicial que Cristo llevó, aparte de los castigos o disciplina que el Padre
celestial aplica a sus hijos, y aparte de los castigos que aplica la justicia terrenal, los pecados traen
consecuencias: Como un embarazo no deseado, contraer SIDA u otras enfermedades ven_ reas,
enfermedades como resultado de haber tenido vicios o drogas. Aunque ya no se practiquen pero
han dejado sus huellas en las personas. “¿Tomará el hombre fuego en su seno sin que sus vestidos
ardan? ¿Andará el hombre sobre brasas sin que sus pies se quemen? Así es el que se llega a la
mujer de su prójimo; no quedará impune ninguno que la tocare”, Pr. 6:27-29. “El que pasando se
deja llevar de la ira en pleito ajeno, es como el que toma al perro por las orejas” (lo muerde), Pr.
26:17. No podemos pecar y evadir las consecuencias, aunque nos arrepintamos, confesemos y nos
perdone Dios y la iglesia y aún las personas ofendidas. Lo mejor es pedirle al Señor que nos libre
de pecar.
E. PERDONANDO LOS PECADOS DE LOS HIJOS DE DIOS
Este no es perdón judicial ante Dios como JUEZ, porque en cierto sentido Dios no perdonó
nuestros pecados, sino los castigó en la persona de Cristo, y estando en él, ya no hay “otro”
perdón o castigo.
1. Cuando un creyente ante Dios como su Padre celestial, confiesa su pecado, Dios es fiel
y justo para perdonarlo, 1 Jn. 1:9. Este es un perdón PATERNAL para restaurar la5
comunión con él. Este arrepentimiento puede ser el resultado de la Palabra de Dios por la
iluminación del Espíritu Santo en la conciencia del creyente, 1 Co. 11:31; o este arrepentimiento
y confesión puede ser por el castigo del Señor, Sal. 32:3-5; o por la disciplina de la iglesia, 1 Co.
5:5; 2 Co.2:6-11.
2. Habiendo arrepentimiento y confesión sinceros, Dios perdona el pecado, y ya no juzga ni
castiga, 1 Co. 11:31, y sin duda esos pecados no aparecerán en el tribunal de Cristo al juzgar a sus
redimidos.
3. La iglesia, también, habiendo arrepentimiento y confesión, debe perdonar, confirmando el
amor para con los hermanos que se han reconciliado. Ya no se les debe imponer alguna disciplina
de castigo, “para que Satanás no gane ventaja alguna sobre nosotros, pues no ignoramos sus
maquinaciones”, 2 Co. 2:8-11.
F. OBSERVANDO A LOS RECONCILIADOS.
Tomando como modelo la justificación que delante de Dios es únicamente por la fe, pero delante
de los hombres es también por las obras, Ro. 4:2-6; Stg. 2:21-24. Dios no necesita “ver” las obras
para saber la sinceridad del que acepta a Cristo, pero los hombres que no pueden “ver” la fe sino a
través de las obras, necesitan ver la conducta de las personas para asegurarse que verdaderamente
han aceptado a Cristo, 2 Co. 5:17. Así también en la restauración de un hermano, Dios no
necesita observar por un tiempo al creyente para saber si hay sinceridad o no en la reconciliación
de sus hijos. Sin embargo, para vindicar su nombre delante del mundo, puede enviar algunos
sufrimientos como en el caso de David. Antes de su arrepentimiento Dios lo estuvo castigando y
cada vez más duro, Sal. 32:3-4. Cuando confesó su pecado Dios lo perdonó; pero para vindicar su
nombre que había sido blasfemado por esos terribles pecados de David, Dios le envió una serie de
sufrimientos, para que la gente “observara” cómo trata Dios a los que le desobedecen y
deshonran, 2 S. 12:13 -15. En este caso no fue como “castigo” sino disciplina amorosa de Dios,
para su gloria y bien de sus hijos.
1. La disciplina eclesiástica es un tiempo de observación en que el creyente que se ha
reconciliado está bajo disciplina de observación. Con su vida cambiada convence al mundo, a la
iglesia, y a sí mismo, que verdaderamente ha dejado el pecado en el cual cayó. “El que encubre
sus pecados no prosperará, mas el que los confiesa y se aparta, alcanzará misericordia”, Pr. 28:13.
2. La disciplina de observación consiste en que la iglesia suspende al creyente, por un tiempo, de
privilegios que ella da, como predicar en la iglesia, dirigir un servicio, orar en público, nombrarlo
como miembro de una directiva, o como diácono, diaconisa, anciano, pastor, obrero, encargado,
etc. No así de los privilegios que Dios da, y que ante _ l tenemos que dar cuenta, como orar, leer la
Biblia, evangelizar, asistir a los cultos, ofrendar, etc. Participar de la santa cena se debería dejar a
la conciencia y responsabilidad de cada creyente. Aun para los que están en “observación” será
mejor dejar que cada uno tome la santa cena, no porque la iglesia se lo permite, sino porque
examinándose a sí mismo delante de Dios, confesando a _ l sus pecados, recordando la muerte de
Cristo, recibir el perdón del Señor.
3. El tiempo de la disciplina de observación es muy importante, donde el hermano o hermana
“disciplinados” necesitan del apoyo y comprensión de toda la iglesia, visitándoles, animándoles,
orando por ellos y con ellos, haciéndoles sentir que por su arrepentimiento y confesión, Dios ya
los perdonó, lo mismo la iglesia, y que la disciplina no es castigo, sino observación, para su
propio bien, para bien de la iglesia y de todos los creyentes y muy especialmente para la gloria de
Dios.6
4. ¿Cómo se debe poner la disciplina de observación?
a. No se debe admitir acusación contra nadie si no hay por lo menos dos testigos,
tampoco se deben aceptar anónimos.
b. Hay que instruir a los hermanos a NO pecar, y si hubieran pecado, no esperar que los
acusen, y les prueben su pecado. Debemos acusarnos a nosotros mismos. Si así lo
hacemos, el Señor nos perdona y también la iglesia. También esperar de ella el tiempo
de observación que nos indique, y aceptarlo.
c. Si hay alguna acusación con dos o más testigos, hay que investigarla.
d. Llamar o visitar al hermano o hermana sindicada, e informarle de la acusación, esperar
que la persona acepte la acusación y la confirme. Si se niega, darle la oportunidad de
demostrar su inocencia; si fuera necesario, ante quienes lo acusan.
e. Si se le comprueba el pecado y lo niega o asume una actitud rebelde, se le debe aplicar
la disciplina de castigo, vea los puntos C. 3. a., y b. 2) de estas notas.
f. Si reconoce su pecado, se arrepiente, lo confiesa, se aparta de ese pecado, si restituye
los daños si son restituibles, se le debe perdonar. Si los daños no se pueden restituir,
confiando en las promesas del Señor se le debe perdonar, y en ambos casos, lo que se
puede reparar y lo que es imposible reparar, de acuerdo a la falta, dejarlo en disciplina
de observación, no como castigo, sino para comprobar su sinceridad.
g. Esta disposición se debe anunciar a la iglesia para la gloria de Dios, para bien del
hermano, para que él no vuelva a hacer lo mismo, para que lo ayuden en oración y lo
visiten, etc. y también para que otros no caigan en ese error.
5. Levantando la disciplina de observación. Al cumplirse el tiempo fijado y el disciplinado haya
observado buena conducta, se levantará ese tiempo de observación públicamente, en el servicio
más concurrido. Debe ser motivo de gozo, dando la gloria al Señor, recordando la promesa que
“lo que desatáis en la tierra será desatado en los cielos”, Mt. 18:18, es decir que creemos que Dios
está probando lo que hace la iglesia.
6. Hay que distinguir entre la disciplina de castigo y la disciplina de observación:
a. La primera, la disciplina de castigo, es para los rebeldes o los que persisten en el
pecado, y consiste en considerarlos y declararlos NO creyentes. Hay dos situaciones,
una de los que verdaderamente no son creyentes, no han recibido a Cristo de corazón,
y la otra de algunos que en el fondo son creyentes, pero se han desviado, y esperamos
que la disciplina los haga volver. Si no vuelven, y el Señor los corta, será para que su
espíritu sea salvo en el día del Señor. En estos casos nadie está autorizado para decir
quién es creyente y quién no, esto queda en las manos del Señor.
b. La segunda, la disciplina de observación, es para los creyentes que han caído en algún
pecado, pero lo reconocen y se reconcilian. Se toman como creyentes, y la disciplina
de observación no es castigo, es para vindicar el nombre del Señor, el bien del hermano
afectado y también de toda la iglesia.7
Deseamos que las iglesias sean instruidas en la palabra de Dios, que tengan disciplina, que sepan
cuál es la voluntad de Dios, que sean como la sal de la tierra, como la luz del mundo, y en caso
haya necesidad de una disciplina correctiva o de observación, que se haga con amor, para la
gloria de Dios y de acuerdo a su santa Palabra. Esas disciplinas darán muchos frutos apacibles de
justicia a los que en ellas han sido ejercitados, He. 12:11.
Publicado por la
EDITORIAL CONFRATERNIDAD CRISTIANA DE OCCIDENTE, “ECCO” ubicada en el
Instituto Bíblico “Berea” Apartado 91, 13901 Huehuetenango, Guatemala.
ECCO se dedica a la publicación de artículos, folletos, y libros de interés al público
evangélico con el propósito de proveer herramientas para ayudar al crecimiento
espiritual del creyente.
Segundo Impreso en la Imprenta Mam
San Sebastián H.
Huehuetenango,Guatemala
marzo 1996
© Todos Derechos Reservados
Usado con permiso
ObreroFiel.com – Se permite reproducir este material siempre y cuando no se venda.


Autor: Arturo Herrera S.
Tema de recurso:
Tipo de recurso: Preguntas y respuestas
Referencia Bíblica:

Categorias: > Preguntas y respuestas (14.3)
Palabras clave: Disciplina en la iglesia, Ministerio - Servicio, Preguntas y respuestas

Usado con permiso
ObreroFiel.com - Se permite reproducir este material siempre y cuando no se venda.
Su apoyo en el ministerio http://www.obrerofiel.com

, ,

5 Responses to ¿Cómo debe ser la disciplina cristiana?

  1. josuè estuardo garcia colindres 2 02America/Chicago December 02America/Chicago 2011 at 9:26 pm #

    yo pude escuchar en persona al Hno. deseo ahnelo tener su conocimiento Biblico. lo verè en el cielo.

  2. DOMINGO 2 02America/Chicago December 02America/Chicago 2013 at 11:35 pm #

    Al hablar de Disciplina en la Iglesia la relacionamos con la aplicación de un castigo. Lo cierto es que es de origen Divino como en el caso de Pedro en la ocasión del lavamiento de los pies o cuando trato de impedir el viaje del Señor para afrontar la crucifixión; en estos casos la disciplina ( amonestación, reprensión) del Mesías fue preventiva y correctiva.
    Su debilidad se manifiesta en la parcialidad con que se impone en los Tribunales Eclesiásticos cuando el fallo se rige por factores determinantes como: La Relación familiar, una congregación numerosa, y posición económica o de influencia. La pregunta que surge ¿Son Disciplinados todos con el mismo rigor? ¿Se impone a todos la misma pena por el mismo delito? ¿Son todos tratados de igual forma?
    Bendiciones!!!

  3. Lupis 19 19America/Chicago July 19America/Chicago 2014 at 8:01 pm #

    Bendiciones, usare su material como ejemplo en nuestro discipulado , garcias.

    • Equipo ObreroFiel 27 27America/Chicago August 27America/Chicago 2014 at 2:15 pm #

      Bendiciones también para ti Lupis, estamos para servir a nuestro Señor y a sus siervos. Saludos y Bendiciones

  4. Elleonora 28 28America/Chicago March 28America/Chicago 2015 at 10:22 pm #

    Tengo un hijo de 21 años que se comporta como si tuviera 10, los médicos me dicen que tiene retraso madurativo, el caso es que se porta muy mal, no obedece en nada, no estudia, no ayuda en la casa, es muy caprichoso y quiere todo lo que se le antoja ya,,..estoy desesperada y no se qué hacer….

Leave a Reply