Secondary Navigation

¿Cuál es la diferencia entre el Reino de Dios y el Reino de los Cielos?

El Reino de Dios y el Reino de los Cielos

¿Cuál es la diferencia entre el Reino de Dios y el Reino de los Cielos?

Aunque algunos creen que el Reino de Dios y el Reino de los Cielos se refieren a dos cosas diferentes, es claro que ambas frases se refieren a los mismo. La frase “el reino de Dios” ocurre 68 veces en 10 diferentes libros del Nuevo Testamento, mientras que “el reino de los cielos” ocurre 32 veces, y solo en el Evangelio de Mateo. Basándose en el uso exclusivo de Mateo de la frase y en la naturaleza judía de su Evangelio, algunos intérpretes han concluido que Mateo estaba escribiendo acerca del reino milenial, mientras que otros autores del Nuevo Testamento se estaban refiriendo al reino universal. Sin embargo, un estudio más detenido del uso de la frase, revela que esta interpretación es equivocada.

Por ejemplo, hablando de el joven rico, Cristo usa “el reino de los cielos” y “el reino de Dios” indistintamente. “Entonces Jesús dijo a sus discípulos: De cierto os digo…




Ejemplar del recurso

¿Cuál es la diferencia entre el Reino de Dios y el Reino de los Cielos?

Pregunta: "¿Cuál es la diferencia entre el Reino de Dios y el Reino de los Cielos?" Respuesta: Aunque algunos creen que el Reino de Dios y el Reino de los Cielos se refieren a dos cosas diferentes, es claro que ambas frases se refieren a los mismo.

ver recursos

Usado con permiso
ObreroFiel.com - Se permite reproducir este material siempre y cuando no se venda.
Su apoyo en el ministerio http://www.obrerofiel.com

,

21 Responses to ¿Cuál es la diferencia entre el Reino de Dios y el Reino de los Cielos?

  1. Julio Cesar Urrutia. 1 01America/Chicago August 01America/Chicago 2013 at 7:41 am #

    Amados hermanos:Que el amor de Dios, la gracia de Jesucristo y la guía de su Santo Espíritu, este con Ustedes. Gracias a Dios y a Ustedes, por la magnífica revista espiritual “OBRERO FIEL”; Nos ha servido para aprender, edificarnos, por la profundidad de sus temas; nos fortalecemos, predicamos etc. Dios los bendiga sobrenaturalmente a Ustedes y a los suyos.
    Julio C: Urrutia – Popayán (Colombia).

    • sonia vivas ocampo 1 01America/Chicago August 01America/Chicago 2013 at 10:43 am #

      Les Bendecimos por su labor de evangelizar al mundo, por medio de esta herramienta, que nos es tan de tanto provecho, yo al respecto abono también algo que he recibido de parte del Señor; para mi el Reino de Dios es el contenido de la información de su palabra, haciendo que en mi sea marcada la diferencia en cuanto a mi manera de vivir (testimonio, testigo de sus hechos) y con respecto al Reino de los Cielos el vivir en el espíritu de la palabra de acuerdo a la verdad, de tal manera que puedo afirmar qué:
      ¡ Sin Reino de Dios, no hay entrada al Reino de los Cielos !

      • Paco Cermeño/México 1 01America/Chicago August 01America/Chicago 2013 at 1:12 pm #

        Efectivamente, si no haces Rey de tu vida a Jesucristo y te dan el acceso para ser un ciudadano celestial, jamás podrás entrar al Reino de los cielos, de eso estamos seguros, esto lleva todo un estudio mucho más profundo, pero en forma sencilla de eso se trata.
        saludos

  2. luis 1 01America/Chicago August 01America/Chicago 2013 at 8:21 am #

    hnos DIOS les siga bendiciendo muchas gracias por esta aclaracion ya que muchas veces nos confundimos en cosas tan elementales

  3. Juan Manuel Claros 1 01America/Chicago August 01America/Chicago 2013 at 8:46 am #

    Oramos al señor Jesús por este bendito ministerio.

  4. SAUL MENDEZ ORTIZ 1 01America/Chicago August 01America/Chicago 2013 at 9:00 am #

    Mis amados hermanos en el Señor:
    Dios les siga bendiciendo grandemente a través del Espíritu Santo que vive en vosotros. (Ro. 8:11)

    El Reino de Dios y el Reino de los cielos, “se trata de la esfera en la que Dios reina, en la que Su voluntad es respetada y cumplida. De principio a fin de la Biblia se presenta el Reino de Dios en siete fases sucesivas:” (Se enuncian solamente por lo extenso del estudio que se consulta.)

    1. El Paraíso. Creador del universo, Dios es asimismo su Rey glorioso (Sal. 10:16; 24:1-2, 9-10; 47:7-8; 93:1; Dt. 10:10). Él es el Rey de las naciones, el Soberano del mundo entero. El paraíso era una teocracia donde Adán había sido llamado a dominar sobre los animales y la tierra, en extrecha dependencia de Dios (Gn. 1:28; 2:15-17). Etc.
    2. La teocracia de Israel. Etc.
    3. El reino de Dios anunciado por los profetas. Etc.
    4. El reino, ofrecido y rechazado en la primera venida de Cristo. Etc.
    5. El reino de Dios, escondido en los corazones. Su carácter en la actualidad lo describe Juan con estas palabras: “El reino y…. paciencia de Jesucristo” (Ap. 1:9) Habiendo sido rechazado, el reino en su aspecto visible y glorioso, es retirado por ahora. Cristo ha partido “para recibir un reino y volver” (Lc. 19:12). En su ausencia se desarrolla el periodo de la Iglesia, caracterizada por “los misterios del reino de los cielos” (Mt. 13:11). etc.
    6. El reino glorioso, establecido sobre la tierra durante mil años.
    7. El reino eterno.
    Transcrito del Nuevo Diccionario Bíblico Ilustrado, por Vila & Escuain. Pág. 998 y 999.
    5. “…” Hoy hay muchas tendencias, pero es necesario e importante “no olvidar el caracter de GRACIA y de PACIENCIA de Dios, NO DE JUICIO Y PODER, de esta presente era. Se olvida que en ausencia del Rey Divino, ls Iglesia, Su esposa, comparte Su humillación y rechazo por parte del mundo. Y por ello es asimismo la pequeña manada a la que el Padre le ha placido dar el reino (Lc. 12:32; cf. 2 Ti. 2:12). Será a la venida del Señor, pero no antes, que se sentará con Él en Su trono.” Obra citada.

  5. Jose de Jesus Neri Martinez 1 01America/Chicago August 01America/Chicago 2013 at 9:31 am #

    Reino de Dios, no designa un espacio geográfico, sino la situación de aquellos que han transformado o convertido su corazón, entendido éste como lo más profundo y sentido de cada ser humano, y exaltan a Dios como valor absoluto de sus vidas y de sus relaciones con los demás. El Reino es pues, no sólo el horizonte individual de los creyentes, sino también la meta de la comunidad, que es la Iglesia.

    En el comienzo del Evangelio de san Marcos (Mc. 1,15), Jesús anuncia el principio de su vida de predicación con estas palabras: “El tiempo se ha cumplido y el Reino de Dios está cerca; convertíos y creed en el Evangelio”. En todas sus enseñanzas, la expresión Reino de Dios o en ocasiones Reino de los Cielos, constituye el eje central del anuncio de Jesús. Él es quien inaugura el Reino y quien nos invita a participar en su enriquecimiento y difusión.

    El Reino de Dios en la actualidad

    Todos sabemos que el Reino de Dios se presenta como la salvación del hombre y la vida eterna, en la que el hombre conseguirá su plenitud definitiva. Este es un Reino de amor y de vida sencilla en la inocencia del corazón. Pero no es un reino como esos que vemos aquí en nuestro mundo, es decir, no es un reino físico y material, sino que es un Reino al cual entramos al ser bautizados y al permanecer en la fe de Cristo, pero que lo vivimos dentro de cada uno de nosotros y nos mantendremos en él al seguir el camino de nuestro Padre que lo dio todo por nosotros, incluso a su propio hijo para salvarnos de nuestros pecados. Mucha gente afirma que el Reino de Dios se acerca y trata de convencer a las otras personas de que se conviertan porque el Reino de Dios ya se acerca, pero están equivocados en algo, y es que el Reino de Dios ya está en medio de nosotros, tal cual lo dijo Jesús según el Evangelio San Lucas. El reinado de Dios es pleno; en los que creen se va realizando, poco a poco, en su corazón y en su conciencia, sus costumbres se van adaptando cada vez más al nuevo amor a Dios. Este Reino ya está aquí, aunque muchos lo nieguen y lo siguen esperando, sólo que no es visible como los otros reinos de los hombres, sino que es un Reino espiritual.

    Además el Reino de Dios no sólo se refiere al futuro, es decir que en la Biblia vemos expresado que al final de los días, el fin del mundo, sólo los que pertenezcan a él y sigan sus mandamientos estarán en el Reino de los cielos y tendrán vida eterna. Sabemos que eso es cierto, pero también el Reino de Dios también es algo que irrumpe en nuestra vida diaria, ya que nuestro Padre nos presenta innumerables “pruebas” a las que a veces respondemos de manera incorrecta. Entonces, si pertenecemos al Reino del Señor, podremos transformar las relaciones del odio, egoísmo, discriminación y explotación, en relaciones de amor, solidaridad, justicia y paz.

  6. César 1 01America/Chicago August 01America/Chicago 2013 at 9:35 am #

    Dios los bendiga rica y abundantemente y la gracia de nuestro Señor Jesucristo sea derramada sobre su Ministerio. Gracias por su articulo porque aclara muchas dudas que habian al respecto.
    Bendiciones

  7. maria 1 01America/Chicago August 01America/Chicago 2013 at 10:05 am #

    bendiciones hermanos, q dios los siga bendiciendo y dando sabiduria para seguir publicando estos articulos.

  8. Zoila Vanegas Cardenas 1 01America/Chicago August 01America/Chicago 2013 at 11:12 am #

    Bendiciones hemanos en el señor Jesucristo.
    que el poder y revelacion del espiritu santo sea manifestado en vosotros.

    Juan vino predicando el arrepentimiento porque el Reino de Dios se había acercado (Mt 3.2). El ser israelita no aseguraba la entrada al Reino. Además, las obras apropiadas debían acompañar al arrepentimiento (Lc 3.8). El juicio estaba cerca, el hacha ya estaba puesta a la raíz de los árboles (Lc 3.9). A pesar de la aparente semejanza entre este mensaje y el que Jesús presentaría un poco después, todavía Juan imaginaba un reino político y terrenal. Cuando vio que no surgía tal Reino, Juan envió mensajeros para preguntar a Jesús (Mt 11.2s//). Jesús contestó en efecto que la presencia del Reino de Dios se verificaba en la curación de los enfermos, en la resurrección de los muertos y en la predicación del evangelio a los pobres (Mt 11.4s//). El carácter del Reino traído por Jesús no era político, literal ni terrenal, pero se demostraba en obras que apuntaban hacia una restauración total.

    Al examinar los datos de los Evangelios, se ve cuán difícil es definir el Reino de Dios.

    En resumen, el Reino de Dios es el mismo poder dinámico de Dios encarnado en el mundo en la persona de Jesús, con el fin de devolver a su dueño a los que estaban bajo la autoridad de Satanás y del pecado. Aunque el poder del Reino se ve en las obras maravillosas de Jesús, la máxima manifestación se encuentra en su muerte y resurrección; por tanto, es proclamado Señor de todo el universo. El Reino no solo es un poder dinámico que actúa entre las personas, sino también una esfera en la cual los hombres entran al recibir a Jesús como su Señor y al hacer la voluntad del Padre (Mt 7.21ss). Durante el actual período intermedio, los discípulos proclaman el señorío de Jesús en todo el mundo, y cuando esta tarea se termine, se manifestará gloriosa y públicamente el Reino de Dios en la parusía del Señor Jesucristo.

    Aunque la cabeza de un reino debe ser un rey, los Evangelios, especialmente Mateo y Juan, presentan a Dios como ® Padre. Así que el Reino tiene el carácter de una gran familia en la cual los hijos (Jn 1.12) llaman a Dios ® Abba (Mt 6.9; cf. Ro 8.15; Gl 4.6). Los hijos, siendo responsables, se preocupan por los asuntos de su Padre: llevan una verdadera vida de discipulado (Mt 16.24) y son portadores del evangelio del Reino, compartiendo en esta responsabilidad la misma autoridad de su Señor (cf. Mt 10.1, 5–15, 40ss).

    Frente al hecho de que el Reino de Dios siempre es Reino de ® Justicia, se discute intensamente si los hijos del Reino tienen la responsabilidad en la época presente de implantar la justicia en este mundo de maldad. Aunque el Nuevo Testamento no respalda la imposición de sistemas políticos por la fuerza, esto no quiere decir que los hijos del Reino justo de Dios no deban luchar por todos los medios legítimos, según los principios básicos del Reino, para lograr la máxima justicia posible dentro del contexto contemporáneo. Cada hijo del Reino tiene la responsabilidad de ministrar a los necesitados y desvalidos a su alrededor (Mt 25.31–46). Los que no hayan cumplido con su responsabilidad serán separados del resto del Reino por el Hijo del Hombre en el juicio final (Mt 25.41–46), enseñanza claramente presentada por Jesús en las parábolas del Reino (Mt 13.24–30, 36–43, 47–50; 24.45–51; 25.1–13, 14–30).

    En el resto del Nuevo Testamento

    De concepto central en el mensaje de Jesús, el Reino de Dios pasa a ser un tema marginal en el resto del Nuevo Testamento. Más bien se recalca la Iglesia. Este cambio se debe, no a la poca importancia del reino, sino a la labor de traducción realizada por los predicadores, una vez que el mensaje evangélico alcanzara a las masas de habla griega. Expresiones como «Hijo del Hombre» y «Reino de Dios», muy comprensibles en el ambiente palestinense, causaban malos entendidos entre los gentiles (Roma, Imperio) y tuvieron que ser reemplazadas.

    En los Hechos la iglesia predica el Reino de Dios (8.12; 20.25; 28.23, 31) como realidad presente y futura (14.22). Pablo habla del aspecto presente del Reino (Ro 14.17; 1 Co 4.20; Col 1.13), pero recalca el aspecto futuro: los malos no heredarán el Reino (1 Co 6.9s; Gl 5.21; Ef 5.5); el Reino vendrá con la manifestación de Jesús en su Segunda Venida (2 Ti 4.1, 18); después de dominar a todos sus enemigos, el Señor Jesús entregará el Reino al Padre para que Dios sea todo en todos (1 Co 15.23–28). La palabra final del Reino se encuentra en el Apocalipsis que relata cómo los reinos de este mundo llegan a ser el Reino de nuestro Señor (11.15; 12.10), a quien se llama Señor de señores y Rey de reyes (17.14; 19.16). Pero Él no reina solo, sino junto con los suyos durante mil años (20.1–10). Después del juicio del gran trono blanco sigue el aspecto eterno del Reino, cuando aparece un cielo nuevo y una tierra nueva (21.1); una existencia en la cual no cabe el mal de ninguna especie (21.27). Este Reino eterno representa la victoria final de la justicia.

    El Reino Y La Iglesia

    Aunque generalmente el magisterio de la iglesia católica romana define como idénticos estos dos conceptos, algunos eruditos católicos los distinguen. El sentido abstracto del Reino, o sea la autoridad soberana de Dios y de Cristo, nunca puede identificarse con la Iglesia. Cuando una persona se somete a la autoridad de Dios en el Reino, llega a ser hijo del Reino y forma parte del pueblo de Dios. Los súbditos del Reino forman la Iglesia, pero no pueden ser identificados con el Reino en su totalidad. El Reino crea la Iglesia, la cual a su vez predica el evangelio del Reino; de tal modo que la Iglesia es el instrumento y custodio del Reino de la tierra. El Reino es la esfera de la salvación; la Iglesia es la esfera de la comunión, del testimonio y del goce de las bendiciones del Reino. Aunque los dos están inseparablemente ligados, no pueden ser identificados

  9. marlene elena camargo bustillo 1 01America/Chicago August 01America/Chicago 2013 at 8:25 pm #

    Dios los bendiga abundantemente hermanos de OBRERO FIEL, ese tema ha sido muy bueno, porque es necesario que el pueblo de Dios se instruya.
    ese es nuestra esperanza que el reino de Dios o de lo cielos esta cerca porque cada Dia cuando nos acercamos a EL atraves del Señor Jesucristo nos sentimos en EL. y un dia vivir con el Señor para siempre.
    bendiciones a todos.

  10. Guadalupe chochon Santos 1 01America/Chicago August 01America/Chicago 2013 at 10:45 pm #

    las bendiciones de Dios sean sobre sus vidas y Gracias por el esmero en el conocimiento que desean darnos a todos los que nos acerquemos a la pagina de publicación Obrero fiel.
    opinión personal del reino de Dios y el reino de los cielos. creo que Dios tiene un reino donde habitan los ángeles y todos sus ejércitos celestiales, sin embargo cuando Jesucristo hablo a los discípulos de la comicion que les asigno (Mateo 10, y Lucas 10) les dijo que dijeran que el reino de los cielos se había acercado a ellos dando a entender que la palabra de Dios es el mismo reino de los cielos por ser Cristo el rey y la palabra que ellos llevaban era la palabra de Jesucristo; puesto que Jesucristo es el rey y el prometió estar con ellos hasta el fin del mundo, cuando ellos llevaban el mensaje el reino de los cielos se acercaba a quienes la palabra les llegaba.

  11. César Romero 2 02America/Chicago August 02America/Chicago 2013 at 5:54 pm #

    Gracias hermanos de OF. Es vital vuestro trabajo.

  12. jorge anel 3 03America/Chicago August 03America/Chicago 2013 at 3:07 pm #

    muy interesante eso es lo que tenemos que explicar para no entrar en doctrinas falsas.

  13. Esteban A. Avilés Silva 5 05America/Chicago August 05America/Chicago 2013 at 10:13 am #

    Hermansos del Ministerio “Obrero Fiel”, sepan que estan ciendo de muchas bendionces para el pueblo cstiano, y aún para quellos que no son cristianos, ya que sus escritos han servido hasta para aquellos que no han venido a los pies del Señor Jesús.

    Muy bueno esta el tema “La diferencia entre el Reino de Dios y el Reino de los cielos.

    Que la comunión de nuiestro Señor Jesucrito, la gracia

    Ing. Esteban Antonio Avilés Silva Managua, Nicaragua.

  14. Esteban A. Avilés Silva 5 05America/Chicago August 05America/Chicago 2013 at 10:14 am #

    Reciban muchas bendiciones de Nuestro Serñor, hermanos de Obrero Fiel.

  15. Edos 5 05America/Chicago August 05America/Chicago 2013 at 12:46 pm #

    Dios le bendiga hermano de obrero fiel, su Don de maestro, nos hace muchas aclaraciones en el desconocimiento de muchos temas de la biblia,

  16. Oscar Ajcot 7 07America/Chicago August 07America/Chicago 2013 at 10:51 am #

    DIOS LES BENDIGA ME ALEGRA VER LOS COMENTARIOS ESO ME DA LA PAUTA QUE SI HAY MUCHOS LECTORES QUE NOS INTERESAMOS EN LA PALABRA DE DIOS. BENDICIONES A: OBRERO FIEL
    SOLO QUIERO DEJAR ESTOS DOS VERSOS DE LA PALABRA DE DIOS: Rom.14:17 porque el reino de Dios no es comida ni bebida, sino justicia, paz y gozo en el Espíritu Santo. 1Co 4:20 Porque el reino de Dios no consiste en palabras, sino en poder.
    SOLO QUERO DEJAR ESTAS PREGUNTAS RESPONDETELAS A TI MISMO 1 REALMENTE COMO ESTA TU RELACION CO DIOS? 2 PRACTICAS LA JUSTICIA? 3 VIVES EN PAZ CON TIGO MISMO? 4 ESTAS SIEMPRE CON GOZO? PORQUE MUCHAS VESES FALLAMOS EN ESTAS COSA BUSQUEMAO A CADA DIA DE ESE REINO. AMEN

  17. Isaias 8 08America/Chicago August 08America/Chicago 2013 at 2:09 pm #

    Muy de acuerdo que “El Reino de los cielos” y “El Reino de Dios” se refiere a lo mismo. Lo unico que difieren son los lecttores a quienes se escribe cada version del Evangelio. Para poder entender las parabolas, debemos identificar que o a que se refiere con el termino: “El Reino de Dios o de los cielos es semejante a…” Esta refiriendose al pueblo de Dios que permanece en este mundo (la Iglesia) en donde el Senor debe reinar en el corazon de cada hijo de Dios que ha asumido su reinado y, por lo tanto en el pueblo en general.

  18. JOSELYN CAICEDO 13 13America/Chicago August 13America/Chicago 2013 at 4:26 pm #

    Gracias hermanos por enseñarnos esta maravillosa palabra bendita.

  19. Eliseo Martinez 18 18America/Chicago November 18America/Chicago 2013 at 9:28 pm #

    SOLAMENTE GRACIAS HERMANO.

Leave a Reply