Secondary Navigation

¿Cuál es la esencia del crecimiento cristiano?

¿Cuál es la esencia del crecimiento cristiano?IMPRIMIR RECURSO

¿Cuál es la esencia del crecimiento cristiano?

Por Rogelio E. Pérez Díaz
Usado con permiso
Cuando me decidí a tratar el presente tema, tomé para ello los mensajes de los últimos estudios de la escuela
dominical recibidos del Pastor de nuestra congregación. Aunque tengo la certeza de que a él le va a agradar que
aborde el tema desde mi punto de vista, que difiere en poco (o en nada) del de él, sepa que no voy a hacer público el
mismo hasta no contar con su aprobación, la cual tengo como propósito incluir al final de esta reflexión.
De hecho me solidarizo con Héctor en considerar el crecimiento en Cristo en forma de pirámide, la cual tiene por
base la fe y como cumbre el amor.
Es la fe1 la base, porque si hemos experimentado un nuevo nacimiento en Cristo Jesús hay entonces la certeza de
que hemos recibido tal obra de gracia por la fe depositada en nuestros corazones. Tenemos pues, esa fe viva y sola
nos falta una madurez espiritual.
Detengámonos, antes de continuar, en la intención y los destinatarios de esta carta del apóstol Pedro. A diferencia
de 1 Pedro, que llevaba un mensaje de estímulo a los creyentes que sufrían, 2 Pedro es una advertencia a los
cristianos que reciben a diario (y escuchan) falsos conocimientos, en contraste con la verdad de los evangelios,
porque “…todas las cosas que pertenecen a la vida y a la piedad nos han sido dadas por su divino poder…” (2
Pedro1:3a), “Pero hubo también falsos profetas entre el pueblo, como habrá entre vosotros falsos maestros, que
introducirán encubiertamente herejías destructoras, y aún negarán al Señor que los rescató, atrayendo sobre sí
mismos destrucción repentina” (2 Pedro 2:1). ¡Nada más apropiado para escuchar en los momentos actuales,
en que falsos profetas y doctrinas invaden y tratan de destruir la cristiandad! Ellos nos prometen “libertad”
velada fuera de lo que enseña la Santa Palabra de Dios y no los motiva otra cosa que su interés de ganancia
personal (¿no le suena conocido?). La persecución a que estaban expuestos los creyentes, da motivos para que
dichos falsos profetas promuevan tales herejías. Pedro nos da como antídoto para esta “plaga” el pleno y verdadero
conocimiento de la verdad. De hecho la palabra “saber” (usada contextualmente como conocer, estar al corriente,
estar al tanto, echar de ver, estar fuerte en…) se usa dieciséis veces en esta carta.
Continuemos. Ya hemos recibido la fe (recuerde que nos la dio Dios mismo, para responder a su llamado),
añadamos a esta virtud2, en la certeza de que tal atributo siembra en nuestro corazón benignidad, bondad,
paciencia, perseverancia y piedad. Debemos ser virtuosos porque Dios es todo virtud y él obra de continuo en
nuestros corazones para hacernos cada vez más semejantes a él. Debemos serlo también por nuestro testimonio
como cristianos. No albergue dudas al respecto; usted es cristiano, por lo tanto es virtuoso. Si deja de serlo (sin el
ánimo de juzgar) su testimonio de hijo de Dios (si realmente existe tal testimonio) deja mucho que desear. El ser
virtuoso cuesta poco y gratifica en demasía.
El tercer paso en nuestro crecimiento lo constituye el conocimiento3, el mismo viene de estar al tanto de lo que nos
dice la Palabra de Dios. Un médico de prestigio puede ser considerado como tal, cuando aprende continuamente,
cuando busca la literatura apropiada y se alimenta de ella, en la certeza de que es y va a ser siempre más (por
mucho que estudie) lo que ignora en relación con lo que sabe. Es pues, leyendo, interpretando y compartiendo las
Santas Escrituras lo que nos da el conocimiento.
Le sigue, en orden ascendente, el dominio propio4 visto como la manera de refrenar nuestros impulsos que sólo
conducen a mal; es aceptar y practicar la buena influencia recibida del conocimiento. Si alimentar sus
conocimientos no es utilizado por usted para ejercitar su autodominio, entonces es semilla que cayó sobre piedras o
sobre terreno malo.
El dominio propio, cuando realmente lo conseguimos, nos da paciencia5 (perseverancia, estoicismo, entereza,
imperturbabilidad, caridad, longanimidad), el quinto de los pasos en nuestro crecimiento. Debemos, como
cristianos, ser pacientes con nuestros hijos cuando son desobedientes y así estar aptos para poder llevarlos a la
obediencia. Con nuestras(os) esposas(os) cuando, por motivos de sus preocupaciones o tareas terrenales, les es
escaso el tiempo que deben dedicar a la comunión con Dios; pacientes para mostrarles que cualquier otro tiempo
puede ser sacrificado o cambiado, excepto el de estar con nuestro Padre, porque ese pertenece a él y solo a él
(recuerde que somos una sola carne y una sola sangre y que no podemos, cuando vamos a Dios, “dejar un brazo o
una pierna en casa”). Pacientes con nuestros hermanos de fe, no airarnos o exaltarnos por pequeñas divergencias,
sino más bien, tratar de dialogar comedidamente exponiendo (no imponiendo) los puntos de vista de ambos. Por lo
general, cuando actuamos así casi siempre llegamos a la conclusión de que habíamos hecho de una cosa poco
menos que tonta, un motivo para contender con el hermano, y, finalmente,… Pacientes en nuestro trato con las
personas del mundo que nos rodean. En ello está en juego el testimonio que podamos darle y, por consiguiente, su
deseo de buscar de Dios algún día.
La paciencia genera piedad6 (caridad, misericordia, clemencia, altruismo, virtud, beneficencia, compasión), el paso
siguiente. Ser piadosos no es otra cosa que sentir como nuestros los problemas y luchas del prójimo y luchar a su
lado para resolverlos.
Cuando hay piedad emana afecto fraternal7, 8 (cariño, apego, simpatía, amistad, devoción, ternura de hermanos) la
séptima de nuestras necesidades para el crecimiento. Ser afectuosos no cuesta nada para el que da afecto e implica
mucho para el que lo recibe. ¡Cuántas veces usted mismo no ha sentido la necesidad de una mano amiga en
momentos de tribulación, amargura y dolor! Si hemos sido llamados a amarnos los unos a los otros como a nosotros
mismos, entonces piense que su prójimo puede, en un momento determinado, sentir la misma necesidad y, ¿quién
mejor que usted para satisfacerla?
Y, finalmente, todas cosas conducen a un único destino: EL AMOR9 (cariño, afecto, pasión, apego, ternura,
adhesión, amistad, simpatía). Esta es la cúspide de la pirámide. Cuando logramos sentir amor por todos y en todo
tiempo estamos en el peldaño más alto de nuestro crecimiento en Cristo. Observe que digo amor por todos y
siempre. Es sumamente sencillo amar nuestros hijos, esposas(os), familiares, amigos, etc. También resulta sencillo
mostrar amor por otra persona en un momento dado. Lo difícil, pero hacia donde debemos encaminar nuestros
pasos (y creo que es válida la reiteración), es sentir amor por todos y en todo momento.
Quiere usted mayor muestra de amor que la de Cristo en Lucas 23:34 cuando, refiriéndose a sus propios verdugos,
intercede por ellos pidiendo: “Padre, perdónalos, porque no saben lo que hacen.”
Si usted aún no está apto para profesar ese tipo de amor debiera a su vez decir:
“Padre perdóname por no poder amar así y capacítame para que un día pueda llegar a hacerlo.”
NOTAS:
1. FE: Aprobación que se da a alguna verdad, o confianza que una persona deposita en otra. Fe salvífica, por
ejemplo, es la total confianza del hombre en Cristo. En la teología bíblica no hay palabra más importante.
Es tema predilecto de los autores del Nuevo Testamento, especialmente Pablo y Juan, pero encuentra sus
antecedentes también en el Antiguo Testamento. Las tres palabras (fe, fiel y creer) se hallan en el Antiguo
Testamento aproximadamente setenta y cinco veces, y en el Nuevo Testamento más de seiscientas veces.
2. VIRTUD: Término que esencialmente denota el conjunto de cualidades tales como la moralidad, la
bondad, el valor, que caracterizan a una persona o cosa y por lo cual adquiere renombre, excelencia o
alabanza (Ex. 18:21, 25; Fil. 4:8; 1 P. 2:9; 2 P. 1:5). En Filipenses y 2 Pedro la virtud parece ser una
energía esencial en el ejercicio de la fe.
3. CONOCIMIENTO: En la filosofía griega, el conocimiento se consideraba como el sumo bien del hombre.
Para Sócrates, equivalía a la virtud, de ahí su máxima clásica: «Conócete a ti mismo». Pero en el Antiguo
Testamento todo conocimiento se contrasta con el conocimiento de Dios.
En el Nuevo Testamento se halla el mismo concepto del conocimiento. Toda persona posee un
conocimiento parcial e insuficiente de Dios (Hch. 14:17; Ro. 1:19-20); el conocimiento completo se halla
solamente en Cristo (Mt. 11:25–27; Col. 2:2-3), en quien «habita corporalmente toda la plenitud de la
Deidad» (Col. 2:9). Entonces, el conocimiento de Dios, recibido a través de Cristo, pone al hombre en una
relación nueva con Dios (Jn. 7:17; 17:3). Este conocimiento es la única fuente de libertad (Jn. 8:32), es para
todo el mundo (Col. 1:28) y es meta del cristiano (Fil. 3:10).
Es notable que tanto en el Antiguo Testamento como en el Nuevo Testamento el conocimiento espiritual no
lo alcanza el hombre por sí solo, sino que es don de Dios (Jer. 24:7; 1 Co. 1:30; 12:8).
4. DOMINIO PROPIO: Capacidad que tiene un individuo de controlarse o de equilibrar sus acciones y
emociones. Se puede decir que el dominio propio es el resultado arduo y difícil de un ejercicio de la
personalidad. El dominio propio se contrastaba con la conducta destructora y desordenada (Ro. 13:13s;
1 Ts 5:6–8; 1 P. 1:13).
5. PACIENCIA: (en hebreo, erek). En el Antiguo Testamento es la capacidad de soportar el sufrimiento y el
mal (Job; Pr 25:15; 15:18; 16:32), pero, más profundamente, designa la naturaleza del gobierno divino (Ex.
34:6; Nm. 14:18; Sal. 86:15; 103:8). Dios es paciente incluso con quienes merecen castigo (Os. 11:8; 2 P
3:9), y les ofrece una nueva oportunidad (Ro. 9:22; Lc. 13:1–9, 34) y tiempo para arrepentirse (Ro. 2:14ss;
2 P. 3:9). Los cristianos deben reflejar la paciencia divina (Mt. 18:26, 29; 1 Co. 13:4, 7; Ef. 4:2).
En la relación con los demás (makrothyméa) deben poseer la firmeza para no dejarse provocar ni reaccionar
con ira. Con respecto a las circunstancias adversas o de prueba, la paciencia (hypomone) consiste en esperar
persistentemente y mantener la fidelidad (Ro. 5:3; 1 Co. 13:7; Stg. 1:3; Ap. 13:10). No es simple
resignación, sino firmeza varonil (1 Ts. 1:3; He. 12:1–3). Cristo es modelo de paciencia, y esta, finalmente,
es un don de Dios (Ro. 15:5; 2 Ts. 3:5) garantizado por la victoria de la cruz.
6. PIEDAD: Palabra que, por lo general, se define como devoción religiosa y reverencia a Dios. Sin embargo,
denota además la fidelidad en cumplir las responsabilidades con la familia, especialmente con los padres
(1 Ti. 5:4).
En el Nuevo Testamento el término «piedad» es equivalente del griego eusebeéa y otros relacionados, que
significan «religiosidad», entendida ésta como reverencia o temor ante lo divino y respeto por las
ordenanzas religiosas.
7. AFECTO 1. astorgos (794) significa sin afecto natural (a, negación, y storge, amor de parentesco,
especialmente de los padres a los hijos y de los hijos a los padres).
2. Aparece en Ro. 1:31 y en 2 Ti. 3:3, 2. Epipothesis (1972), relacionado con epipotheo, anhelar
intensamente. Se halla en 2 Co. 7:7, 11, traducido como «gran afecto» y «ardiente afecto».
3. eudokia (2107), lit., buen agrado (eu, buen; dokeo, parecer). Implica un propósito lleno de gracia,
estando a la vista un buen objeto, con la idea de una resolución, exhibiendo la voluntad con la que se
efectúa una resolución. Se traduce como «afecto» en Ef. 1:5: «puro afecto». Véanse ANHELO,
AGRADAR, BUENA (VOLUNTAD), VOLUNTAD.
4. filadelfia (5360), «amor, afecto fraternal». Aparece en Ro. 12:10; 1 Ts. 4:9; He. 13:1 como «amor
fraternal»; 1 P. 1:2 y 2 P. 1:7 como «afecto fraternal». Véanse AMOR, FRATERNAL.
8. FRATERNAL 1. adelfotes (81), (relacionado con adelfos, hermano), significa principalmente una relación
fraternal, y, por ende, la comunidad presentando esta relación, una fraternidad (1 P. 2:17: «los hermanos»,
«la fraternidad»; 5:9: «hermanos», «compañía de … hermanos»; «vuestra fraternidad»; Besson:
«hermandad» en ambos pasajes).
2. filadelfia (5360), «amor fraternal», B más abajo. Se traduce «amor fraternal» en Ro. 12:10 («caridad
fraternal»); 1 Ts. 4:9 («caridad fraterna»); He. 13:1; 1 P. 1:22 («caridad hermanable»); y «afecto fraternal»
en 2 P. 1:7 (dos veces; «amor fraternal», dos veces). Véanse AFECTO, AMOR.
filadelfos (5361), (de fileo, amo, y adelfos, hermano), amante de los hermanos (1 P. 3:8: «amándoos
fraternalmente»,).
9. AMOR El verbo `ahab designa el amor sexual (Os. 3:1), paternal (Gn. 25:28), de amistad (1 S. 16:21) y
del prójimo (Lv. 19:18), que incluye al compatriota y al extranjero que habita en Israel (Lv. 19:34). Se
exhorta a ayudar y perdonar al enemigo personal (Ex. 23:4s; Pr. 25:21), pero no se habla de amarle. Los
profetas utilizan el término khesed («misericordia», amor compasivo) para describir la relación que Dios
demanda entre su pueblo, particularmente con los pobres y desamparados (Os. 6:6; Is. 1:17; Eze. 18:12ss;
Am. 2:6).
El Antiguo Testamento declara que el hombre debe amar a Dios en respuesta al amor de éste: debe ser un
amor total y pleno (Dt. 6:5), rendido solo a él y expresado en servicio, obediencia y reverencia (Dt. 10:12s;
11:13; Is. 56:6). La profesión de ese amor a menudo inicia la alabanza en los Salmos (18:1; 73:25; 116:1;
Lm. 3:24).
El amor de Dios por el hombre raramente se expresa en el Antiguo Testamento con los términos amar
(ahab) o amor (ahaba); más bien se habla de la khesed («misericordia», «fidelidad activa»), khen («favor»,
«gracia») o rikham («misericordia», «compasión»). Este amor se expresa sobre todo en los actos históricos
por los que Dios eligió, creó, libertó y guió a su pueblo. Nace de la pura misericordia divina (Dt. 4:37; 7:7;
10:15; Jer. 12:7–9; Is. 54:5–8; 2 Cr. 20:7). Es misericordioso: salva, socorre, corrige (Dt. 23:5; Is. 43:25;
Sal. 86:5; Is. 63:9). Oseas, Jeremías y Ezequiel utilizan los símiles del esposo y del padre para destacar la
fidelidad de Dios y la infidelidad y desobediencia del pueblo.
Rara vez menciona el Antiguo Testamento el amor de Dios por los israelitas, y cuando lo hace es en el
contexto de las promesas futuras, como en Is. 2:2–4; Miq. 4:1–4; Jer. 12:15; Jonás 4:11. Igualmente escasas
son las referencias al amor por todas las criaturas (véase, sin embargo, Sal. 145:9). Aunque el amor de Dios
está dirigido primordialmente al pueblo, no falta en la relación de Dios con el individuo, como se ve en
varias oraciones personales de los salmos (40; 42; 51; 130), con respecto a personas en particular (2 S.
12:24s; 1 R. 10:9; Sal. 127:2) o a categorías de personas (Pr. 15:19; Dt. 10:18; Pr. 22:11, LXX).
Todas las relaciones que el Antiguo Testamento menciona se profundizan y llevan a cabo en el Nuevo
Testamento.
Jesús resume la Ley en el mandamiento del amor a Dios y al prójimo (Mt. 7:12; 22:34–40), pues ambos
están estrechamente vinculados (1 Jn. 3:14–22; Mt. 5:45). El amor a Dios y al prójimo debe ser activo y
concreto (Mt. 5:38–47; 7:21; 25:34–36). La noción del prójimo se ensancha para incluir a todo el que tiene
necesidad (Lc. 10:29–37) y específicamente al enemigo (Mt. 5:44; 18:22–25). La línea de los profetas
señala que este amor al prójimo tiene prioridad sobre los deberes religiosos y la observancia del sábado
(Mt. 5:23s; 9:13; Mr. 3:1–6). De ese amor total, desinteresado y abnegado, Jesús ha dado el ejemplo
perfecto (Jn. 10:11; 15:13; 1 Jn. 3:16).
El amor de Dios también forma parte de la enseñanza de Jesús (Mt. 6:24; 22:37). Debe ser total y sin
reservas (Mt. 6:24ss; Lc. 17:7ss; 14:26ss). Pablo destaca que es la respuesta al amor de Dios hacia el
hombre y la consecuencia de éste (Gá. 2:20; 1 Jn. 3:1; 4:10-11, 17, 19).
Este amor de Dios ha hallado su perfecta manifestación y realización en Jesucristo. En su enseñanza señala
la universalidad (Mt. 5:45; 6:25–32) e infinitud (Mt. 18:12s) del amor de Dios. Pero es sobre todo en la
muerte y resurrección de Cristo donde Dios ha puesto en acción su amor para nuestra redención (Ro. 5:8;
8:32; Tít. 3:4). La muerte voluntaria de Jesús es obra del amor del Padre y del Hijo (Ro. 5:6; Fil. 2:8). Por
eso Pablo no distingue el amor de Dios del de Cristo (Ro. 5:15; 2 Co. 8:9; Gá. 1:6). El amor de Dios escoge
a las personas (Ro. 1:17; Col. 3:12) y los llama. Derrama su Espíritu en los corazones de los creyentes (Ro.
5:5), realiza en los amados la purificación, la santificación, la justificación (1 Co. 6:11; 2 Ts. 2:13), la
renovación interior (Tít. 3:5; Ro. 6:4; 8:2; 13:8; Gá. 5:13). El amor es el don supremo del Espíritu (1 Co.
13) y el resumen de toda la Ley (Ro. 13:8; Gá. 5:13).
Cuando interpretamos la expresión cumbre de Juan: «Dios es amor», debemos recordar que las
características del amor manifestadas en la Escritura son: personal, voluntario, selectivo (es el fundamento
de la elección), espontáneo, fiel a su pacto, justo (y exige justicia), exclusivo (demanda una respuesta total)
y redentor.
REFERENCIAS:
2 Pedro 1:5-8 “Vosotros también, poniendo toda diligencia por esto mismo, añadid a vuestra fe virtud; a la
virtud conocimiento; al conocimiento, dominio propio; al dominio propio, paciencia; a la paciencia,
piedad; a la piedad, afecto fraternal; y al afecto fraternal, amor. Porque sin estas cosas están en vosotros,
y abundan, no os dejarán estar ociosos y sin fruto en cuanto al conocimiento de nuestro Señor Jesucristo.”
El autor es miembro de la agrupación paraeclesiástica cubana: Ministerio CRISTIANOS UNIDOS.
ObreroFiel.com – Se permite reproducir este material siempre y cuando no se venda..


Usado con permiso
ObreroFiel.com - Se permite reproducir este material siempre y cuando no se venda.
Su apoyo en el ministerio http://www.obrerofiel.com

, , , ,

No comments yet.

Leave a Reply