Secondary Navigation

¿Cuáles son los cinco pasos para mejorar el matrimonio?

¿Cuáles son los cinco pasos para mejorar el matrimonio? IMPRIMIR  RECURSO

¿Cuáles son los cinco pasos para mejorar el matrimonio?

Usado con permiso
La comunicación de la pareja en la etapa de noviazgo no debe centrarse sólo en temas
románticos del momento. Las conversaciones no pueden limitarse exclusivamente a tratar
asuntos afectivos y sentimentales. La comunicación de los futuros esposos debe alcanzar el
grado de madurez que le resulte natural y agradable para dialogar asuntos prácticos y de
temas específicos de la vida cotidiana.
Es conveniente que la pareja hable de temas de religión, cultura, arte, política, familia,
salud, trabajo, finanzas, educación, deportes, decoración y otros que se pueden añadir a
esta lista. También deben abordar temas más específicos como la organización del futuro
hogar, si la esposa aceptara algún empleo para ayudar con las finanzas del hogar. O si ella
quiere seguir una carrera o quiere dedicarse al hogar, si prefiere vivir cerca del hogar de los
padres del uno del otro, o deciden vivir un poco distantes.
La etapa de noviazgo y compromiso proporciona no solamente la oportunidad de
considerar ciertos problemas, sino también ciertos acuerdos concernientes al manejo del
futuro hogar. Esta parte de la comunicación y diálogo de los novios sobre temas de interés
para ellos, es atractivo, emocionante y a la vez se presta para ver cómo piensa y reacciona
cada uno frente a diferentes desafíos y circunstancias. Este es un medio de lograr un
acondicionamiento de actitudes de la pareja, que de otra manera tendrían que producirse
después de la ceremonia del matrimonio.
1. COMUNICACIÓN SUPUESTA
Muchas parejas suponen y hasta dan por sentado que varios temas que conciernen a la
pareja y la vida del hogar ya está definida. Al respecto José Luis Martínez nos ofrece
algunos ejemplos:
1. “La pareja supone que está de acuerdo en los asuntos importantes del
matrimonio y nunca lo discuten en detalles por temor de ofender al otro.
2. La pareja sabe que no está de acuerdo en algunas cosas, pero no le da
importancia y no saben hasta que punto está en desacuerdo. No puede
resolver sus diferencias porque nunca hablan de ello.
3. La pareja pretende estar de acuerdo el uno del otro, cuando en realidad no lo
están.
4. Ambos piensan que después del matrimonio lograrán convencer el uno al otro
en cuanto a sus puntos de vista.
5. Ambos creen que el gran amor que se tienen vencerá todos los obstáculos y
dificultades y que al fin y al cabo esos son temas del futuro”
Cuando las parejas actúan así, están engañándose así mismas. Están presentando una cara
de su relación y de su comunicación que no es real ni verdadera. Dan la apariencia de
acuerdo en la superficie, pero tal armonía no existe en el fondo porque no se ha manejado
una buena comunicación. Sin embargo, tarde o temprano en la vida matrimonial de una u
otra manera, se verán obligados a comunicar estos asuntos. Lo triste es que cuando sus
esperanzas no se cumplan se sentirán profundamente desilusionados. Es muy importante
que la pareja haga uso correcto de la comunicación y dialogue seriamente sobre lo que
cree, supone y espera el uno del otro como marido y mujer.
2. DIMENSIONES DE LA COMUNICACIÓN
La comunicación efectiva es un importante punto de partida para una relación de
matrimonial exitosa. La comunicación es siempre un fenómeno doble vía. Esto significa
que debe haber por lo menos dos personas dispuestas a participar en el proceso. Exige la
existencia de alguien que envíe mensajes suficientemente claros para que quien los reciba
pueda entenderlos y responder a ellos de manera eficiente. Requiere que el receptor tenga
la disposición de prestar atención cuidadosa a las palabras y a los mensajes no verbales.
Para corrobar con la comunicación efectiva, Guillermo Goff nos dice: que hay dos
conceptos preliminares que forman las bases para una buena comunicación. Ellas son,
“primeramente, todas las buenas relaciones se forman dentro de un marco de confianza y
aceptación. La experiencia nos ha enseñado que cuando el nivel de confianza y aceptación
es alto, casi cualquier esfuerzo para comunicarse es exitoso. Al contrario, cuando el nivel
es bajo, la comunicación normalmente se tuercen y malentiende, no importa cuan
inteligente sea quien está hablando.
La aceptación es la afirmación incondicional de la otra persona como valor, sin tomar una
posición de juicio contra él. Recordemos la aceptación engendra aceptación y la confianza
también es contagiosa. Por confiar en otros, una base de confianza se destruye. “Un
segundo concepto es la actitud de templanza. Esta actitud le ayudará a crear líneas para una
buena comunicación efectiva…”
2.1 LA COMUNICACIÓN ES TRIDIMENSIONAL
La primera dimensión es la profundidad. Tiene que ver con el grado de intimidad que dos
personas logran comunicarse. Esta dimensión de profundidad, se puede mezclar con lo que
dice Goff “… la pericia menos utilizada por la mayoría y, en un sentido la más importante,
es la de escuchar a fondo lo que está diciendo el otro. Esta atención intensiva que se presta
al interlocutor consiste en percibir sus palabras y el valor que hay detrás de ellas; o sea la
emoción que las acompaña, porque la comunicación es tanto verbal como no verbal…”
La segunda dimensión es la habilidad. Tiene que ver con las destrezas o habilidades
necesarias para comunicarse en forma efectiva. Y la tercera dimensión es la calidad. Tiene
que ver con las características personales necesarias para lograr una comunicación
genuina.
Para tener éxito en las relaciones matrimoniales y familiares, es importante estar dispuesto
a pagar el precio necesario para lograr en la pareja comunicación de calidad. No es fácil.
Algunas personas tienen dificultades para escuchar, les es más fácil decir lo que sienten y
piensan, pero a menudo monopolizan la conversación. Otras, en cambio, son expertas en el
arte de escuchar pero tienen serias dificultades cuando se trata de hablar.
El Dr. Norman Wright, en su libro Comunicación clave de la felicidad conyugal, nos da
algunas normas para la comunicación en el matrimonio y la familia, que compartiremos en
breve:
1. Esté dispuesto a escuchar y no replique hasta que su interlocutor haya cesado de hablar.
Pr. 18: 13Pr. 18: 13
Spanish: Biblia Reina Valera - revisión de 1995 - RVR95

13 Al que responde sin haber escuchado, la palabra le es fatuidad y vergüenza.j

WP-Bible plugin

2. Hable de tal manera que la otra persona pueda comprender y aceptar lo que dice. Pro.
15:23.
3. Diga siempre la verdad, pero con amor. No exagere. Col 3: 9Col 3: 9
Spanish: Biblia Reina Valera - revisión de 1995 - RVR95

9 No mintáis los unos a los otros,i habiéndoos despojado del viejo hombre con sus hechos

WP-Bible plugin
.
4. No emplee el silencio para decepcionar a su interlocutor. Explique por qué duda en
hablar en esta ocasión.
5. No se complique con querellas. Pr. 17: 14Pr. 17: 14
Spanish: Biblia Reina Valera - revisión de 1995 - RVR95

14 El que inicia la discordia es como quien suelta las aguas, ¡abandona, pues, la contienda, antes que se complique!i

WP-Bible plugin
.
6. No replique con ira. Responda suave y amablemente. Pr. 14: 29Pr. 14: 29
Spanish: Biblia Reina Valera - revisión de 1995 - RVR95

29 El que tarda en airarse es grande de entendimiento; el impaciente de espíritu pone de manifiesto su necedad.x

WP-Bible plugin
.
7. Evite machacar al otro. Pr. 10: 19Pr. 10: 19
Spanish: Biblia Reina Valera - revisión de 1995 - RVR95

19 En las muchas palabras no falta pecado; el que refrena sus labios es prudente.t

WP-Bible plugin
.
8. Cuando esté equivocado, admítalo y pida disculpas. Pr. 17: 9Pr. 17: 9
Spanish: Biblia Reina Valera - revisión de 1995 - RVR95

9 El que encubre la falta busca la amistad; el que la divulga, aparta al amigo.f

WP-Bible plugin
.
9. No critique al prójimo. Por el contrario: anime…, edifique…, Ro. 14: 13Ro. 14: 13
Spanish: Biblia Reina Valera - revisión de 1995 - RVR95

13 Así que, ya no nos juzguemos más los unos a los otros,m sino más bien decidid no poner tropiezo u ocasión de caer al hermano.

WP-Bible plugin
.
Una de las habilidades de la comunicación es transmitir mensajes claros precisos y
congruentes. Pareciera que a menudo muchos en el matrimonio actúan según el lema “si
me amara, adivinaría lo que quiero”, en vez de hablar con claridad; hacen a su cónyuge
declaraciones o preguntas ambiguas que no transmiten el mensaje que desea enviarse.
Otros cónyuges desarrollan un patrón de comunicación confusa que deja a su
compañero(a) en completa oscuridad acerca de sus verdaderas intenciones. Para superar y
evitar los problemas matrimoniales, es necesario que la pareja aprenda a comunicarse con
la mayor claridad posible.
Otra habilidad de la comunicación es la de saber escuchar atentamente. Dice una de las
epístolas del Nuevo Testamento, “Por esto, mis amados hermanos, todo hombre sea
diligente para oír, y tardo para hablar”. (Santiago 1: 19Santiago 1: 19
Spanish: Biblia Reina Valera - revisión de 1995 - RVR95

Hacedores de la palabra 19 Por esto, mis amados hermanos, todo hombre sea pronto para oir, tardo para hablar, tardo para airarse,v

WP-Bible plugin
). Afortunadamente un buen
número de parejas hacen lo contrario. Son más a menudo prontos para hablar y tardos para
escuchar. Esta costumbre o circunstancia hace que muchas veces mientras uno de los
cónyuges habla, el otro, en vez de escuchar atentamente el mensaje, utilice ese tiempo en
forma simultánea para pensar en lo que va a contestar enseguida. Si esto ocurre, se produce
un corte en la comunicación.
Otro problema frecuente en la comunicación lo ocasiona el hábito de interrumpir. Muchas
veces uno de los cónyuges comienza a decir algo, y el otro lo completa. A menudo acierta,
pero en ocasiones lo que dice no tienen relación con lo que el otro cónyuge quería decir. A
veces esto causa impaciencia y el cónyuge dice: “si ya sabe lo que voy a decirte, entonces
no es necesario que yo lo diga”. Como es natural, esto hiere al otro cónyuge, bloquea la
comunicación y dificulta la relación.
2.3. ALGUNAS NORMAS EFICACES PARA MEJORAR LA COMUNICACIÓN
EN EL MATRIMONIO
El objetivo de estas normas como dice Dwight Small indica, no debemos idealizar
demasiado el poder mágico de la comunicación. Small advierte: “…que ningún caudal de
comunicación puede hacer perfecto el matrimonio, y, por consiguiente, no debemos
esperarlo así. Dios es perfecto, el ideal del matrimonio cristiano es perfecto, y los medios
que Dios dispone a disposición de las parejas cristianas son perfectos. Sin embargo, no
hay matrimonio perfecto ni comunicación perfecta en el matrimonio. La gloria del
matrimonio radica reside en aceptar el plan de divino para la pareja, permitiéndole que él
nos guié y nos capacite”.
1. Elija el momento oportuno para comunicarse con su pareja. Puede ser que
usted haya elegido un tema apropiado pero no el momento oportuno. No haga la
comunicación si su pareja acaba de llegar a casa [...] Elija un momento cuando
su pareja pueda responder en forma placentera.
2. Desarrolle un tono de voz agradable. Lo que importa en muchos casos no es lo
que usted dice sino la forma como lo dice. Resulta reconfortante encontrarse
junto a personas que habla con voz suave y calmada. Si usted, quiere que su
pareja disfrute del diálogo, asegúrese que le resulte fácil escucharlo.
3. Sea claro y específico. Muchos malos entendidos surgen de una comunicación
confusa. Procure pensar mientras habla y exprésese claramente.
4. Actúe en forma positiva. En muchos hogares el 90 % de toda la comunicación
es negativa. Están familias se acostumbraron a escuchar criticas, reproches, y
abrir juicios contra otros que ese comportamiento llega a convertirse en algo
normal. Es necesario actuar en forma más positiva y manifestar aprecio.
5. Sea cortés y respete la opinión del otro. Usted puede hacer esto aún cuando no
este de acuerdo. Debe preocuparse por el bienestar del otro como del suyo.
Norman Wright, aconseja a las parejas a atacar el problema y no ataque a la
persona, nos advierte: “Haga lo posible por mantener la discusión en el terreno
impersonal. Muchas parejas, en vez de atacar el problema, se atacan
mutuamente con reconvenciones duras o sarcásticas…”
6. Tome en cuenta las necesidades y sentimientos de su pareja. Desarrolle la
paciencia y sensibilidad al responder a lo que dice su pareja. Si está afligido,
usted puede comprender su aflicción y aun afligirse con él. Así mismo, si su
pareja esta contento por alguna razón, comparta su alegría con él o con ella.
7. Desarrolle el arte de la conversación. La conversación es un arte, por lo que
debiera dedicarse el tiempo suficiente para desarrollarlo. El intercambio verbal
sobre temas interesantes enriquecen la relación matrimonial.
Para poder corroborar con lo anterior, el apóstol Pedro dedica un breve párrafo: 1 P. 3: 71 P. 3: 7
Spanish: Biblia Reina Valera - revisión de 1995 - RVR95

7 Vosotros, maridos, igualmente, vivid con ellas sabiamente,d dando honor a la mujer como a vaso más frágil y como a coherederas de la gracia de la vida, para que vuestras oraciones no tengan estorbo.

WP-Bible plugin
;
para hablar al esposo, por lo general ellos son muy sexista y machista. Este párrafo da
consejos muy valiosos para las relaciones matrimoniales. En realidad, Pedro da tres
principios para mejorar las relaciones matrimoniales. El primer principio, el esposo debe
ser comprensivo. Esto significa que debe escuchar de buen grado la opinión de su esposa.
Ha de pensar con ella. Mostrarse sensible a su carácter, sentimientos e ideas. Aquí vemos
cuán importante es la conducta generosa, tanto en el hombre como en la mujer. El segundo
principio, trate a su esposa con respeto, amor y consideración y la protege de situaciones
perjudiciales. Y tercero, Pedro dice a los maridos que recuerden que sus esposas tienen
derechos espirituales idénticos a los suyos. Uno y otra son coherederos de la gracia de
Dios. Dios ama a las mujeres tanto como a los hombres. ¿Qué ocurre si los esposos y
esposas no siguen las instrucciones de 1 P. 3? Pedro explica una consecuencia
significativa. Dice: “De lo contrario, no podréis orar”. En otras palabras, si sus relaciones
no son buenas con los otros tampoco lo serán con Dios.
1.3.1. ALGUNAS NORMAS PARA APRENDER A ESCUCHAR
1. “Mire a su pareja a los ojos y dedíquele toda su atención. Apague el televisor o
el computador, o deje el diario que está leyendo.
2. Demuestre interés en lo que escucha asistiendo con movimiento de cabeza,
cambiando la expresión de la cara, sonriendo e incluso inclinando el cuerpo
hacia delante.
3. Haga de vez en cuando intervenciones adecuadas para demostrar acuerdo,
interés y comprensión. Su pareja desea saber si usted comprende lo que él o
ella está diciendo.
4. Haga preguntas oportunas bien formuladas. Anime a su pareja haciendo
preguntas que demuestren su interés.
5. Mantenga su atención durante unos treinta segundos adicionales después de
que su pareja haya terminado de hablar.
6. Enfoque su atención sobre sus propios defectos y no sobre los de su pareja.”
1.3.2. ¿CÓMO VA LA COMUNICACIÓN ENTRE USTEDES?
La mayoría de los consejeros matrimoniales coinciden en que la mala comunicación es en
la que más de las veces la causa primera de las dificultades matrimoniales. Por lo general,
se reconoce que una comunicación defectuosa trae resultados desastrosos. Los conflictos y
los malos entendidos se perpetúan. Las ideas y conceptos equivocados quedan sin
corregirse. Las barreras se hacen cada vez más elevadas. La unidad y la intimidad se
dificultan. Los problemas permanecen sin resolver. La atención de buscar a alguien que
nos comprenda aparece con mayor insistencia.
Si usted piensa que su comunicación con su pareja es satisfactoria, no cante victoria ni se
duerma en los laureles. Muchas parejas que afirmaban que entre ellos no existían secretos
que gozaban en compartir, que resolvían bien sus desacuerdos, que se escuchaban el uno al
otro. De pronto se encuentran con que ha desaparecido la comunicación y no sabe lo que
pasa. Cuando hablan terminan invariablemente discutiendo. Ya no se entienden. El
resultado es que la relación se deteriora. La intimidad va desapareciendo, la pareja se
distancia y el rompimiento esta quizá golpeando en la puerta. Dentro de unos años
probablemente no recuerden casi nada de lo que están leyendo, pero, si recuerdan algo,
quiero que sea lo siguiente: “el grado en que su matrimonio triunfe o fracase estará
directamente relacionado con su habilidad para comunicarse el uno con el otro y de
comprender y ser comprendido.”
2. LOS CONFLICTOS EN LA PAREJA
2.1. DESAVENENCIAS DURANTE EL NOVIAZGO
El noviazgo con un compromiso matrimonial pocas veces transcurre sin altibajos y no
siempre proporciona la perfecta armonía y felicidad que se esperaba. La razón es sencilla.
“A medida que la relación aumenta y los novios pasan más tiempo juntos, desaparecen las
formalidades y pueden comenzar los desacuerdos, desavenencias y hasta peleas. Dos
terceras partes de las parejas comprometidas informan que han experimentado tensiones
antes de la boda.” Los desacue rdos más frecuentes se centran en modales y
convencionalismo, valores y filosofías de la vida y manera de tratar con la familia del uno
y del otro. La pareja puede hacer frente a esos problemas en forma directa. Si hacen frente
a un problema directamente y lo resuelven en forma constructiva, entonces sabrán que
podrán hacer frente a las dificultades durante el matrimonio y encontrar una solución
adecuada a los problemas. Los problemas resueltos en esta forma fortalecerán su relación
mutua. Al respecto Diana González en su articulo titulado: “Claves en las relaciones
interpersonales”, nos dice que “las relaciones humanas positivas se construyen cuando se
busca el bienestar de la otra persona y se desea ver que ella sea recompensada por todo el
bien que ha hecho en el servicio de Cristo.” Pero, en los casos cuando las discusiones y los
conflictos aumentan en número e intensidad, la pareja debería reconsiderar la conveniencia
o inconveniencia de llegar hasta el matrimonio.
“Algunos investigadores nos dicen que cerca del 50% de las parejas comprometidas
informaron que albergan algunas dudas acerca de si están efectuando la elección correcta.
Cerca de la mitad de estas parejas quisieran no haberse comprometido y en una ocasión
han pensado seriamente en romper el compromiso. De las parejas comprometidas, entre
una cuarta y una tercera parte rompen el compromiso por lo menos temporalmente.” No
sólo es imprudente continuar con los planes de matrimonio después de haber descubierto
que no desea pasar el resto de su vida con esa persona, sino también es una
irresponsabilidad. Unirse con alguien a quien no se ama o a quien se ama pero que se
descubre que no podrán vivir bien juntos, es un acto cruel, y traer hijos a ese ambiente
puede considerarse casi un delito.
Si en cualquier momento durante el periodo de compromiso tiene serias dudas acerca de la
conveniencia de realizar el matrimonio, es mejor que no continúe con los planes. Es muy
posible que una pareja llegue a conocerse mejor durante el compromiso y comprenda que
no se encuentran tan bien adaptados, que no es el uno para el otro como habían pensado.
Por lo que mejor deciden romper su compromiso de matrimonio. Seria mejor romper la
promesa antes que realizar un matrimonio que podría terminar en divorcio.
2.2. ALGUNAS RAZONES POR LAS CUALES SE PODRÍA ROMPER EL
COMPROMISO MATRIMONIAL
Una primera razón por las cuales se podrían romper el compromiso matrimonial, es que se
pierda el interés el uno por el otro. Muchos de los compromisos se hacen en épocas de
adolescencia. Los adolescentes cambian y maduran con tanta rapidez, que los consideraban
el compañero o compañera de su vida a los 18 años, a los 22 años consideran que no es el
compañero(a) ideal para su vida.
Cuanto más joven sea la pareja en el tiempo del compromiso, tanto más probable es que
cambien las actitudes del uno hacia el otro, y tanto mayor es la probabilidad que se rompa
el compromiso. La segunda razón es que uno o ambos consideren que todavía no están
preparados para el matrimonio. A medida que los novios avanzan en edad y madurez
comprenden que han hecho un compromiso antes de estar preparados para la vida
conyugal. La tercera razón es que no son compatibles. En el compromiso los novios pasan
más tiempos juntos. Ahora se pueden ver y conocer en más situaciones de la vida real. El
puede observar que su novia no es muy aplicada y responsable en su propio hogar y que
esta falta de diligencia es un rasgo de su personalidad. Tal vez ella pueda ver que aunque
su prometido la ha tratado siempre con gran cortesía y consideración, muestra poca
consideración por su madre y sus hermanas. La cuarta razón es que se descubran hábitos y
tendencias de comportamiento que sean una amenaza para el otro y para el hogar. Los
hábitos y tendencias de comportamiento se revelan con el tiempo. La pareja que pasa
tiempo suficiente compartiendo diversas actividades, podrá determinar las actitudes de la
persona amada acerca de los objetivos, preferencias y las actitudes, como también sus
valores, carácter y sus intereses.
Cuando más dure el periodo de compromiso, tanto más oportunidad tendrán que
evaluar su compatibilidad. Numerosos compromisos entre personas de etnias diferentes no
sobreviven al contraste de sus ambientes familiares y culturales. La reacción de la familia y
los amigos a esos compromisos también tiene su peso en el rompimiento de las relaciones.
Un compromiso roto causa aflicción, pero no es tan penoso como un matrimonio deshecho.
Finalmente, se debe tener especial cuidado con un joven o una joven que tiene una historia
de compromisos rotos. Eso podría ser evidencia de inmadurez, impulsividad, costumbre de
jugar con los sentimientos ajenos o tendencias de usar a otros con propósitos egoístas y
engañosos sin intención de llegar al matrimonio.
2.3. LA COMPATIBILIDAD Y SU IMPORTANCIA EN LA PAREJA
Una joven escribió a su consejero: “casi cada semana tengo riñas con mi pareja, pero me
da igual, yo lo quiero, y sé que él va a cambiar. Sea como sea nos vamos a casar…” Surge
cuestionarnos ¿Podrían edificar una familia sólida y armoniosa en una pareja donde se
pelean con tanta frecuencia? ¿Dónde podrían vivir felices si no tienen afinidad ni
compatibilidad de caracteres?
Para evitar las desavenencias y asegurar la felicidad, primeramente deberá estar presente el
amor – véase de nuevo el capitulo dos de esta disertación -, pero, además una cuota
elemental de afinidad que lleve a la pareja a vivir unidos y en paz. La afinidad engendra la
comprensión, acrecienta el amor y promueve la convivencia social, familiar y religiosa. Ya
en sus días el profeta Amós se había preguntado: “¿Andarán dos juntos, a menos que se
pongan de acuerdo?”(3:3).
Eso es precisamente compatibilidad o afinidad, llevarse bien, estar de acuerdo. Y esto será
posible sólo cuando entre los novios haya más coincidencias que divergencias, más
madurez que caprichos y más amor que egoísmo. El tiempo actual se caracteriza por el tipo
de hogares tensionados y cargados de diversos problemas. Tales problemas producen
infelicidad y ruina en muchas familias colombianas. ¿Dónde radica casi siempre el
comienzo o la causa de semejante cuadro familiar? La causa radica por lo general en las
parejas mal constituidos, mal entendidos y mal desarrollados. Formas de enfrentar los
conflictos, Jaime Fairfield, experto en soluciones de conflictos matrimoniales sugiere las
cinco maneras de enfrentar los conflictos. El autor de esta disertación lo llama: “El método
de los cinco pasos para mejora r las relaciones matrimoniales, profesionales,
interpersonales, etc”.
También Norman Wright sugiere diez principios para enfrentar a los conflictos. Estos son:
1. No evite el conflicto con el tratamiento del silencio.
2. No ahorre cupones emocionales.
3. Si es posible, prepare el terreno para la desavenencia.
4. Ataque el problema, no se ataquen entre sí… respalde sus acciones con hechos.
Recuerde que debe olvidar. No incluya a parientes, aspectos de su pareja.
5. No arroje sus sentimientos como piedras.
6. No se aparte del asunto.
7. Ofrezca soluciones con sus críticas.
8. No diga: tú nunca… Baje el tono de voz, no exagere.
9. No trate de manipular al otro diciendo irónicamente es culpa mía, pero no se
rescate de decirlo seriamente cuando lo sea.
10. Sea humilde…., puede estar equivocado.
2.3.1. EL MÉTODO DE LOS CINCO PASOS PARA MEJORAR LAS
RELACIONES MATRIMONIALES
El primer paso es retirarse. Si usted tiene la tendencia a ver los conflictos como algo
inevitable y sin esperanza, sobre todo lo cual tiene poco control, quizá ni intente probar.
Norman Wright, nos dice “que el conflicto forma parte del matrimonio y que debe ser
solucionado, no oculto o ignorado.” Se retira dejando la escena física o psicológicamente.
Si se siente que sus intereses son lo primero o que su autoestima peligra en un conflicto,
usted va elegir ganar por encima de todo. No importa el costo, lo que importa es ganar.
Dominar es lo primero, las relaciones ocupan un segundo lugar. El segundo paso es ceder.
Es la actitud del que no quiere arriesgarse a la confrontación directa. El tercer paso es
avenirse. Es ceder un poco para ganar un poco. Esta persona considera que no se puede
ganar siempre, pero tampoco quiere que el otro gane siempre. El cuarto paso es resolver.
Esta manera de enfrentar los conflictos, la situación, la actitud y el comportamiento
cambian mediante la comunicación abierta, directa y honesta. El quinto paso es ganar.
Esta forma de enfrentar los conflictos, la persona alcanza la meta, pero sacrifica las
relaciones. Recordemos que conservar las relaciones en la pareja es más importante que
lograr las metas. Por ende, aconseja José Luis Martínez, que la forma que posee los más
altos valores es el de resolver los conflictos. Esta forma permite fortalecer las relaciones
matrimoniales, profesionales, etc.; el mutuo beneficio y lograr las metas.
Una joven le preguntó al Dr. David Augsburger: “Tengo que enfrentarlo abiertamente. No
hay otro modo de salir de este embrollo. Pero ¿Como lo hago? El sugiere cinco
alternativas, que tienen relación con las de James Fairfield. Ellas son: 1. Lo pescaré, 2.
Saldré de la sociedad, 3. Cederé, 4. Le encontraré a mitad de camino, o 5. Amo lo
suficiente como para enfrentar, son las opciones básicas que se ofrecen ante la mayoría de
las situaciones conflictivas. De estas cinco alternativas, la que más aconseja él es la
quinta, porque es la posición: quiero la relación pero también quiero integridad,
honestidad. Aquí se ve el conflicto como neutral – ni bueno ni malo – y natural – que no
debe ser evitado ni puesto en cortocircuito. – Es de lo más útil resolver las diferencias
dando mensajes claros de amo y quiero, que a la vez amen y enfrenten. Véase el capitulo
uno “Enfrentando con amor: La senda creativa a través del conflicto”. Pp., 9 – 22.
Otro autor, experto en la resolución de conflictos, en su libro titulado: “Cómo pasar del
conflicto al acuerdo”, nos sugiere un método en cuatro etapas para poner fin a las
relaciones conflictivas en la vida familiar, privada y profesional. A continuación
compartiremos en breve: El primer paso: buscar tiempo para conversar. Buscar tiempo
para dialogar usted le está pidiendo al otro que se unan en un diálogo encaminado a buscar
un acuerdo basado en las reglas cardinales: no retirarse y no recurrir al juego de poder.
La hoja de notas para el otro [vea anexo # 1] es para tenerla a mano. Haga fotocopia para
el otro a fin de ayudarle a comprender el propósito de usted.
El segundo paso: planificar el contexto. El contexto es el lugar y la hora para el diálogo del
tercer paso. El propósito de planificar el contexto es establecer un ambiente adecuado para
que la comunicación sea eficaz. En la segunda parte del libro, en especial el capitulo 9
describe los aspectos del contexto que se deben tomar en consideración. Ellos son: el sitio,
la comodidad física, la duración, la reserva, las interrupciones, el momento apropiado y
¿quién más debe estar presente?
El tercer paso, dialogar. Reunirse para conversar es el ingrediente fundamental del método
de los cuatro pasos. Los pasos 1 y 2 hacen posible la reunión, pero cuando se ponen en
práctica las dos tareas dentro de la estructura y el contexto recomendados, se libera la
energía que ha estado atrapada en el conflicto. Esto hace que haya un cambio de actitud:
pasan del enfrentamiento a la cooperación.
La estructura. La reunión constara de cuatro partes: la introducción, la invitación, el
diálogo y el desarme. Veamos en breve cada una de las piezas de esta armazón, con
ejemplos sobre cómo proceder en cada caso: La introducción. Aquí usted debe manifestar
su aprecio: le agradezco que haya aceptado reunirse conmigo para hablar de esto.
Manifieste optimismo: tengo la esperanza de que podamos llegar a una solución que nos
beneficie a ambos. De algunas Pautas: convengamos en que, para esta reunión, no
vamos a recurrir a juegos de poder para derrotar al otro. Busquemos soluciones que
ambos podamos aceptar. ¿Está bien? Ahora plantee el problema: para mí, el problema
estriba en que tenemos puntos de vistas diferentes respecto de la función que debo asumir
en el proyecto familiar.
La invitación: por favor dígame cómo ve usted la situación. El diálogo. Durante la
conversación, el cual se prolongará durante la mayor parte del tiempo, usted debe cumplir
dos tareas: primera no se aparte del proceso esencial, y segunda reforzar los gestos
conciliatorios. Y finalmente, el cuarto paso: establecer un convenio, si es necesario. El
desarme, durante el cual la actitud de las partes: yo contra ti, se transforma en nosotros
contra el problema, una oportunidad para establecer un convenio.
Una vez ocurrido el desarme, un convenio especifico de comportamiento permite: “tomar
decisiones conjuntas sobre los problemas que exigen consenso”, “crear planes mutuamente
aceptables para las actividades que exijan la participación de ambas partes” y finalmente,
para “mejorar la confianza interpersonal.”
CONCLUSIÓN
Esperamos que con este artículo sobre la comunicación y los conflictos en la pareja le
hayan servido para mejorar las relaciones conyugales, familiares, etc. También, que las
técnicas de una u otra manera les ayuden a enfrentar los problemas. Finalmente, reconocer
la importancia de la recreación y el ejercicio como un medio para fomentar el diálogo, la
unidad familiar y mantener buenas relaciones con los suegros, parientes políticos para
obtener una mejor comprensión y estabilidad conyugal.
Obrero Fiel: Se permite la reproducción de este material siempre y cuando no se venda.

No hay comentarios todavía.

Deja un comentario

Camino Global