Secondary Navigation

Imágenes de Dios

Imágenes de DiosIMPRIMIR RECURSO

Imágenes de Dios

De todas las criaturas hechas por Dios, a la única que, además de otros atributos que le hacían semejante a
él, Jehová le dio un nombre genérico: hombre. “Entonces dijo Dios: Hagamos al hombre…” (Gn.1:26) y
con posterioridad trajo a éste todos los animales por él creados para que les diese nombre.
Creo que esto nos muestra dos cosas:
PRIMERO: Cuán importantes somos para él.
SEGUNDO: Nos llamó hombre en forma genérica (que es al tema que queremos referirnos). Nos creó
varones y hembras (Gn.1:27) pero nos llamó hombres, no mujeres. Más aún, creó a Adán y después, al
verlo solo, creó de sus propios huesos una compañera, una “ayuda idónea” para éste.
Dios nos dice, pues, desde los primeros capítulos de Génesis, cual es el orden en que él ha puesto las
cosas.
El hombre (varón) es el cabeza de familia, su líder, el responsable de ésta. El hombre es responsable de la
mujer que ha recibido de Dios y de su futura descendencia.
Cuando las cosas no marchan en el orden que Dios las ha puesto comienzan a sobrevenir los problemas.
No podía ser de otra manera, pues él, que es infinito en sabiduría, es el único capaz de crear un orden
perfecto y, cuando nosotros queremos cambiarlo, sólo lo hacemos para mal, lo corrompemos.
Entiéndase que muy por el contrario de lo que alguno pudiera interpretar en Génesis 3:16Génesis 3:16
Spanish: Biblia Reina Valera - revisión de 1995 - RVR95

Izbrana zbirka RVR95 ne vsebuje vpisane knjigeMesto:

WP-Bible plugin
“…Tu deseo
será para tu marido, y él se enseñoreará de ti”, nuestro Creador en ningún momento hizo la mujer para
que el hombre se enseñorease de ella, en el sentido de convertirla en un objeto o una esclava.
Originalmente (antes de la caída) cuando la mujer es creada, el propio Adán reconoce a Eva como “…
hueso de mis huesos y carne de mi carne…” (Gn. 2:23Gn. 2:23
Spanish: Biblia Reina Valera - revisión de 1995 - RVR95

23 Dijo entonces Adán: «¡Esta sí que es hueso de mis huesos y carne de mi carne! Será llamada “Mujer”, porque del hombre fue tomada».q

WP-Bible plugin
). O sea, es una posición de igualdad respecto a él
mismo. Es la caída, el justo castigo que la mujer recibe por llevar al hombre a pecar, lo que hace que Dios
hable de la forma que lo hace en Génesis 3:16Génesis 3:16
Spanish: Biblia Reina Valera - revisión de 1995 - RVR95

Izbrana zbirka RVR95 ne vsebuje vpisane knjigeMesto:

WP-Bible plugin
.
Por supuesto que si el pecado original no se hubiese consumado, si el hombre no se hubiese rebelado
contra Dios, las cosas habrían seguido el curso divino (que no natural) y entonces, el hombre continuaría
siendo el líder, pero la mujer estaría en otra posición respecto a éste.
Ahora bien, si además de decirnos cristianos, nos sentimos como tales, entonces deseamos vivir ese tipo
de vida que Dios concibió en un principio que viviésemos: No enseñoreándonos sobre la mujer, sino
sintiendo la obligación de cuidar de ella, responder ante nuestro Padre por sus actos y llevar el peso de la
toma de decisiones en los asuntos de familia.
Con ello hermano, le quiero decir dos cosas: nuestros hijos y esposa no son una “propiedad” nuestra, sino
seres que Dios puso bajo nuestro cuidado y, por otra parte, ni ésta ni aquéllos están capacitados para
decidir en aspectos que afectan a toda la familia.
Usted puede (y debe) dar participación a su esposa y a los demás miembros de su familia en los asuntos
del hogar; pero cuando ve que Satanás (que siempre trata de torcer las cosas) usa a uno de ellos para
tomarse el derecho de decidir (casi siempre equivocadamente), no dude en hacer prevalecer su criterio, si
es preciso en imponerlo. Esa es su misión en el hogar del cual es cabeza y, si la declina a favor de otro
miembro de éste, puede tener la certeza de que las cosas no van a salir como Dios quiere.
Este no es un llamado a que sea un “dictador”; es un recordatorio de su responsabilidad. Dios quiere que
usted sea “cabeza”, es decir, el miembro que “piensa” y que está capacitado para decidir y no “brazo”, el
miembro que está preparado para “blandir el látigo” y para “repartir caramelos.”
No sea excesivamente duro a la hora de llamar al orden a los miembros de su familia cuando
“quebrantan” las reglas hogareñas. Corrija sin humillar, pero corrija. Ni sea excesivamente blando: A
veces un caramelo, cuando se da sin merecerlo, se hace más dañino que un látigo. Lleve pues látigo en
una mano y caramelo en la otra (que para algo Dios le ha dado dos manos), pero use, más que nada, el
cerebro. Lo mismo para decidir que para corregir y su familia será bendecida por Dios.
Este escrito es una contribución de la agrupación para eclesiástica cubana: Ministerio CRISTIANOS UNIDOS.
ObreroFiel.com – Se permite reproducir este material siempre y cuando no se venda.

No hay comentarios todavía.

Deja un comentario

Camino Global