Secondary Navigation

La entrada triunfal

La entrada triunfal

La entrada triunfal

IMPRIMIR RECURSO

La entrada triunfal

Lucas 19:28-44Lucas 19:28-44
Spanish: Biblia Reina Valera - revisión de 1995 - RVR95

5. MINISTERIO DE JESÚS EN JERUSALÉN La entrada triunfal en Jerusalénk 28 Dicho esto, iba delante subiendo a Jerusalén. 29 Al acercarse a Betfagé y a Betania, al monte que se llama de los Olivos,l envió a dos de sus discípulos, 30 diciendo: --Id a la aldea de enfrente, y al entrar en ella hallaréis un asno atado en el cual ningún hombre ha montado jamás; desatadlo y traedlo. 31 Y si alguien os pregunta: “¿Por qué lo desatáis?” le responderéis así: “Porque el Señor lo necesita”. 32 Fueron los que habían sido enviados y hallaron como les dijo. 33 Cuando desataban el asno, sus dueños les dijeron: --¿Por qué desatáis el asno? 34 Ellos dijeron: --Porque el Señor lo necesita. 35 Lo trajeron a Jesús; y habiendo echado sus mantos sobre el asno, subieron a Jesús encima. 36 Y a su paso tendían sus mantos por el camino.m 37 Cuando ya se acercaba a la bajada del Monte de los Olivos, toda la multitud de los discípulos, gozándose, comenzó a alabar a Dios a grandes voces por todas las maravillas que habían visto. 38 Decían: --¡Bendito el Rey que viene en el nombre del Señor!n ¡Paz en el cielo y gloria en las alturas!ñ 39 Entonces algunos de los fariseos de entre la multitud le dijeron: --Maestro, reprende a tus discípulos. 40 Él, respondiendo, les dijo: --Os digo que si estos callaran las piedras clamarían. 41 Cuando llegó cerca de la ciudad, al verla,o lloró por ella,p 42 diciendo: --¡Si también tú conocieras, a lo menos en este tu día, lo que es para tu paz! Pero ahora está encubierto a tus ojos. 43 Vendrán días sobre ti cuando tus enemigos te rodearán con cerca, te sitiarán y por todas partes te estrecharán; 44 te derribarán a tierra y a tus hijos dentro de ti, y no dejarán en ti piedra sobre piedra,q por cuanto no conociste el tiempo de tu visitación.r

WP-Bible plugin

Por: Darwin Perdomo
Octubre/30/2005.
Usado con permiso.
ObreroFiel.com – Se permite reproducir este material siempre y cuando no se venda.
Todos conocemos esta porción tan especial y que deja tanta enseñanza y que
aún cada vez que logramos escudriñarla nos trae a la mente, aquel momento en
el cual el Señor era recibido como un rey, como lo que tanto estaban esperando,
como la solución a todos sus problemas, tanto era el gozo presente en ese
momento en Jerusalén, que nadie se podía imaginar lo que sucedería tan sólo
unos cuantos días más tarde.
¡Bendito el rey que viene en el nombre del Señor; paz en el cielo, y
gloria en las alturas!
Apenas puedo imaginar el júbilo que el pueblo estaba viviendo, por no decir
sintiendo; es que no logro, a estas alturas, después de conocer la historia,
entender este cambio brusco.
Mi conclusión, por supuesto… era el plan soberano de Dios.
Pero era obvio que El sabía que era todo parte de una antesala, que la realidad
estaba por venir.
Jesús entro a nuestro corazón, y creo con seguridad que en ese momento
nuestra felicidad fue extrema, incluyendo todos los ingredientes del júbilo
elevado, risas revueltas con un llanto de sentirse salvado, lleno del Señor
saciado de la máxima felicidad jamás sentida. Un desahogo total, una liberación
verdadera. Esta fue la entrada triunfal del Señor en nuestras vidas y
verdaderamente creo que todos lo recibimos con gozo incomparable, con alegría
extrema, ¿verdad?
Su entrada en Jerusalén refleja el carácter humilde del Rey verdadero; caso
contrario pasa con todos “los demás reyes” que definitivamente NO hubieran
llegado de esta manera, pero obviamente no era ese el punto que realmente
importaba al Señor. No llegó en un carruaje del año, en ese entonces
imaginamos que los mejores carruajes los tenían los romanos o quizás los más
pudientes de la región. No, el llegó en un pollino y prestado. El pollino era un
asno joven sin domar, los asnos eran usados para transportar carga y personas,
niños por ejemplo.
El comentario MacDonald, menciona las expresiones de júbilo principales que
vemos en el versículo 38, y con sencilla lógica menciona que la paz y la gloria se
daban, por supuesto, en las alturas y no en la tierra donde el Señor Jesús sería
crucificado, obviamente decimos esto por lo que ya conocemos; sin embargo los
enemigos del Señor le deseaban la muerte.
El mayor júbilo se estaba dando en el cielo, porque el triunfo sobre el pecado y la
muerte ya era un hecho, Dios lo había logrado a través de su único hijo, nuestro
Salvador.
Me pregunto, ¿Qué pasó con ese momento en que Cristo entró triunfante en
nuestros corazones? ¿Dónde está ahora? ¿Acaso usted esperaba a un rey que
trajera liberación inmediata? Pregunto, ¿cómo fue la entrada de Cristo en su
vida? ¿Triunfante, o simplemente no significó mayor cambio en la misma?
¿Realmente está usted seguro de lo que significó recibir al Señor en su corazón
significó, o aún no lo ha entendido? Y si lo recibió de verdad, si la entrada de él
fue triunfante, si tiene seguridad de lo que esa decisión significó en su vida, le
invito a preguntarse conmigo, ¿por qué hemos dejado de bendecirlo como el rey
de nuestra vida? ¿Por qué no reflejo con mi vida lo que Cristo hizo por mí? ¿Qué
he hecho yo para honrar su sacrificio? ¿Acaso la entrada de Cristo en nuestras
vidas, que fue triunfante, ahora ha seguido el mismo desenlace que siguió en
Jerusalén? ¿Murió Cristo murió por usted, o Cristo ha muerto para usted?
¿Por qué todas estas preguntas?… No quisiera yo, en ningún momento, ser de
aquellos a los que Jesús se dirigió en el versículo 42, donde el Señor lloró:
¡Oh, si también tú conocieses, a lo menos en este tu día, lo que es para tu
paz! Mas ahora esta encubierto de tus ojos.
La oportunidad de que Cristo sea el único y verdadero rey de mi vida es algo
invaluable y el regalo más grande e incomparable que jamás podamos haber
imaginado. Jerusalén tuvo su oportunidad y la rechazó, por lo que ya no tuvieron
otro modo de ver a Jesús, sino como a ellos les había parecido, como alguien
que afectaba sus asuntos, como alguien que les perjudicaba en sus negocios,
como alguien que les quitaba fama a ellos (hoy escucho por allí decir, “Si sigo a
Jesús, ¡van a decir que soy débil!”).
Jesús con amor nos visitó en su momento. ¡Cuánto anhelamos que todo el que
se llama cristiano halla reconocido al Hijo de Dios, quien ofrece la vida eterna, la
salvación verdadera, la libertad verdadera! Así, confiados, tenemos la certeza
que:
Ni la muerte, ni la vida, ni ángeles, ni principados, ni potestades, ni lo
presente, ni lo porvenir, ni lo alto, ni lo profundo, ni ninguna otra cosa
creada nos podrá separar del amor de Dios, que es en CRISTO JESUS
Señor nuestro (Romanos 8:38-39Romanos 8:38-39
Spanish: Biblia Reina Valera - revisión de 1995 - RVR95

38 Por lo cual estoy seguro de que ni la muerte ni la vida, ni ángeles ni principados ni potestades, ni lo presente ni lo por venir, 39 ni lo alto ni lo profundo, ni ninguna otra cosa creada nos podrá separar del amor de Dios, que es en Cristo Jesús, Señor nuestro.

WP-Bible plugin
).
Que nuestro eterno y fiel Dios nos ayude siempre.


Usado con permiso
ObreroFiel.com - Se permite reproducir este material siempre y cuando no se venda.
Su apoyo en el ministerio http://www.obrerofiel.com

No hay comentarios todavía.

Deja un comentario

Camino Global