Secondary Navigation

Natán el profeta: Estudio biográfico

natan el profetaIMPRIMIR RECURSO

Natán el profeta: Estudio biográfico

Hay varios métodos de estudiar la Biblia.  Uno de mis favoritos es el de estudios biográficos.  La idea práctica es aprender de sus ejemplos: imitar a estas gentes cuando hacen bien y evitar sus errores cuando andan mal.  Para mí, el proceso es algo divertido e interesante, pero a la vez nos convence de áreas en nuestras vidas que requieren “ajustes.”

El primer paso es leer y apuntar todos los pasajes en la Biblia en que se menciona el personaje.  Es mejor no comenzar con personas famosas que ocupan muchos capítulos o libros enteros.  Debemos aprender a manejar trozos cortos antes de pasar a la labor de analizar las porciones extensas.  Es más práctico investigar a alguien menos conocido que se presenta en una porción manejable, como unos 10 a 30 versículos.  El profeta Natán es un buen candidato.

Para encontrar estos versículos, es necesario que uno tenga una concordancia exhaustiva.  La palabra aquí importante es “exhaustiva,” porque si es una edición breve, omitirá varias referencias a nuestro sujeto.  La perfecta si usted usa la Versión Reina-Velera de 1960 es: Concordancia de las Sagradas Escrituras, Editorial Caribe, 1969.  Existen concordancias para todas las versiones populares.  La internet tiene recursos también. 

El proceso escrito: primero se copian las referencias, segundo se medita en qué significan, tercero se sacan observaciones, lecciones o aplicaciones, y finalmente se organiza un resumen de los resultados.  (Para su propio entrenamiento, lea el versículo indicado abajo, saca sus propias observaciones, después compara lo que yo he sacado.)  El proceso aplicado: adapta su vida a estas nuevas normas.

Aquí son todas las referencias a Natán:

PASAJES SOBRE ÉL:

2 S. caps. 7 y 12; 1 R. cap. 1; 1 Cr. cap. 17; 29:29; 2 Cr. 9:29; 29:25 (y está incluido en el título de Sal. 51 en algunas ediciones de la Biblia).

ANÁLISIS:

2 S. 7:2, “dijo el rey al profeta Natán: Mira ahora, yo habito en casa de cedro, y el arca de Dios está entre cortinas.”

Observaciones:

Natán es contemporáneo del rey David.

David era un rey rico.

El arca del pacto merecía un edificio (ya que la peregrinación en el desierto había terminado).

El primer templo no se había construido todavía.

2 S. 7:3, “Y Natán dijo al rey: Anda, y haz todo lo que está en tu corazón, porque Jehová está contigo.”

Observaciones:

Respondió de inmeciato.

Reconoció que Dios merece lo mejor.

Reconoció el valor de construir un templo permanente.

2 S. 7:4, “Aconteció aquella noche, que vino palabra de Jehová a Natán, diciendo:…”

Observaciones:

La palabra de Dios le vino.

Vino el mismo día en que la decisión se hizo para la construcción.

Ahora un trozo largo, que tiene que ver más con Dios y con David, pero haremos observaciones de Natán al final del párrafo.

2 S. 7:5-16,

    5 Ve y di a mi siervo David: Así ha dicho Jehová: ¿Tú me has de edificar casa en que yo more?

6 Ciertamente no he habitado en casas desde el día en que saqué a los hijos de Israel de Egipto hasta hoy, sino que he andado en tienda y en tabernáculo.

7 Y en todo cuanto he andado con todos los hijos de Israel, ¿he hablado yo palabra a alguna de las tribus de Israel, a quien haya mandado apacentar a mi pueblo de Israel, diciendo: ¿Por qué no me habéis edificado casa de cedro?

8 Ahora, pues, dirás así a mi siervo David: Así ha dicho Jehová de los ejércitos: Yo te tomé del redil, de detrás de las ovejas, para que fueses príncipe sobre mi pueblo, sobre Israel;

9 y he estado contigo en todo cuanto has andado, y delante de ti he destruido a todos tus enemigos, y te he dado nombre grande, como el nombre de los grandes que hay en la tierra.

10 Además, yo fijaré lugar a mi pueblo Israel y lo plantaré, para que habite en su lugar y nunca más sea removido, ni los inicuos le aflijan más, como al principio,

11 desde el día en que puse jueces sobre mi pueblo Israel; y a ti te daré descanso de todos tus enemigos. Asimismo Jehová te hace saber que él te hará casa.

12 Y cuando tus días sean cumplidos, y duermas con tus padres, yo levantaré después de ti a uno de tu linaje, el cual procederá de tus entrañas, y afirmaré su reino.

13 El edificará casa a mi nombre, y yo afirmaré para siempre el trono de su reino.

14 Yo le seré a él padre, y él me será a mí hijo. Y si él hiciere mal, yo le castigaré con vara de hombres, y con azotes de hijos de hombres;

15 pero mi misericordia no se apartará de él como la aparté de Saúl, al cual quité de delante de ti.

16 Y será afirmada tu casa y tu reino para siempre delante de tu rostro, y tu trono será estable eternamente.

(Recuérdese que aunque hay un montón de información aquí sobre David y Dios, nuestro enfoque para este estudio es Natán.)

Observaciones:

Natán falló en aprobar un proyecto enorme, justo y razonable, sin consultar a Dios.

Resultó que no fue el tiempo apropiado, ni la persona indicada para hacerlo.

2 S. 7:17, “Conforme a todas estas palabras, y conforme a toda esta visión, así habló Natán a David.”

Observaciones:

Comunicó fiel y cabalmente la palabra de Dios (aquí a David).

2 S. 12:1, “Jehová envió a Natán a David; y viniendo a él, le dijo: Había dos hombres en una ciudad, el uno rico, y el otro pobre…”

Observaciones:

Fue enviado por Dios.

Obedeció.

2 S. 12:1-4, “Jehová envió a Natán a David; y viniendo a él, le dijo: Había dos hombres en una ciudad, el uno rico, y el otro pobre. El rico tenía numerosas ovejas y vacas; pero el pobre no tenía más que una sola corderita, que él había comprado y criado, y que había crecido con él y con sus hijos juntamente, comiendo de su bocado y bebiendo de su vaso, y durmiendo en su seno; y la tenía como a una hija. Y vino uno de camino al hombre rico; y éste no quiso tomar de sus ovejas y de sus vacas, para guisar para el caminante que había venido a él, sino que tomó la oveja de aquel hombre pobre, y la preparó para aquel que había venido a él.”

Observaciones:

Confrontó a David con su pecado.

Lo hizo con creatividad.

2 S. 12:5-7a, “Entonces se encendió el furor de David en gran manera contra aquel hombre, y dijo a Natán: Vive Jehová, que el que tal hizo es digno de muerte. Y debe pagar la cordera con cuatro tantos, porque hizo tal cosa, y no tuvo misericordia. Entonces dijo Natán a David: Tú eres aquel hombre.”

Observaciones:

David conocía el bien del mal, pero fue ciego a su propio pecado.

Natán confrontó a David con denuedo y con franqueza (“Tú eres”).

2 S. 12:7b-9, “Así ha dicho Jehová, Dios de Israel: Yo te ungí por rey sobre Israel, y te libré de la mano de Saúl, y te di la casa de tu señor, y las mujeres de tu señor en tu seno; además te di la casa de Israel y de Judá; y si esto fuera poco, te habría añadido mucho más. ¿Por qué, pues, tuviste en poco la palabra de Jehová, haciendo lo malo delante de sus ojos? A Urías heteo heriste a espada, y tomaste por mujer a su mujer, y a él lo mataste con la espada de los hijos de Amón.”

Observaciones:

Dios protege a su ungido.

Dios fue muy generoso con David.

David repagó a Dios por ser adúltero y asesino.

Natán fue testigo de todo eso.

(No hay una aprobación de poligamia aquí.  Reglas claras para reyes se ven en Dt. 17 donde les es prohibido multiplicarse oro, caballos y mujeres, como los otros reyes del mundo hacían.  En tratar con David, Dios pasó por alto temporalmente lo de mujeres, hasta remachar otros defectos primero.  Se acuerda a David esta misma paciencia y misericordia, las grandes bendiciones, y entonces Dios le pregunta, “¿Y así me repaga?”)

2 S. 12:10-12, “Por lo cual ahora no se apartará jamás de tu casa la espada, por cuanto me menospreciaste, y tomaste la mujer de Urías heteo para que fuese tu mujer. Así ha dicho Jehová: He aquí yo haré levantar el mal sobre ti de tu misma casa, y tomaré tus mujeres delante de tus ojos, y las daré a tu prójimo, el cual yacerá con tus mujeres a la vista del sol. Porque tú lo hiciste en secreto; mas yo haré esto delante de todo Israel y a pleno sol.”

Observaciones:

El pecado tiene consecuencias.  En este caso:

Violencia

Humillación

2 S. 12:13-14, “Entonces dijo David a Natán: Pequé contra Jehová. Y Natán dijo a David: También Jehová ha remitido tu pecado; no morirás. Mas por cuanto con este asunto hiciste blasfemar a los enemigos de Jehová, el hijo que te ha nacido ciertamente morirá.”

Observaciones:

Natán provocó la confesión de pecado.

Después le consoló.

Aun pecado perdonado tiene consecuencias.

Natán le avisó de resultados y consecuencias del pecado.  En este caso:

Blasfemia

También mis pecados pueden causar blasfemia.

Muerte

Todo pecado lleva uno hacia la muerte, Ro. 6:23; Ez. 18:20.

2 S. 12:15, “Y Natán se volvió a su casa…”

Observaciones:

Después dejó sólo a David para contemplar su situación.

1 R. 1:8, “Pero el sacerdote Sadoc, y Benaía hijo de Joiada, el profeta Natán, Simei, Rei y todos los grandes de David, no seguían a Adonías.”

Observaciones:

Para David Natán era un hombre grande.

Le fue leal.

1 R. 1:10, “pero [Adonías] no convidó al profeta Natán, ni a Benaía, ni a los grandes, ni a Salomón su hermano.”

Observaciones:

No era amigo del enemigo de David.

1 R. 1:11-14, “Entonces habló Natán a Betsabé madre de Salomón, diciendo: ¿No has oído que reina Adonías hijo de Haguit, sin saberlo David nuestro señor? Ven pues, ahora, y toma mi consejo, para que conserves tu vida, y la de tu hijo Salomón. Ve y entra al rey David, y dile: Rey señor mío, ¿no juraste a tu sierva, diciendo: Salomón tu hijo reinará después de mí, y él se sentará en mi trono? ¿Por qué, pues, reina Adonías? Y estando tú aún hablando con el rey, yo entraré tras ti y reafirmaré tus razones.”

Observaciones:

Dio buenos consejos.

Supo el valor de promesas.

1 R. 1:22-23, “Mientras aún hablaba ella con el rey, he aquí vino el profeta Natán. Y dieron aviso al rey, diciendo: He aquí el profeta Natán; el cual, cuando entró al rey, se postró delante del rey inclinando su rostro a tierra.”

Observaciones:

Mostraba respeto al rey.

Tuvo el oído del rey.

1 R. 1:28-31, “Entonces el rey David respondió y dijo: Llamadme a Betsabé. Y ella entró a la presencia del rey, y se puso delante del rey. Y el rey juró diciendo: Vive Jehová, que ha redimido mi alma de toda angustia, que como yo te he jurado por Jehová Dios de Israel, diciendo: Tu hijo Salomón reinará después de mí, y él se sentará en mi trono en lugar mío; que así lo haré hoy. Entonces Betsabé se inclinó ante el rey, con su rostro a tierra, y haciendo reverencia al rey, dijo: Viva mi señor el rey David para siempre.”

Observaciones:

Acordarle de una promesa produjo su cumplimiento.

1 R. 1:34, “y allí lo ungirán el sacerdote Sadoc y el profeta Natán como rey sobre Israel, y tocaréis trompeta, diciendo: ¡Viva el rey Salomón!”

Observaciones:

Fue enviado a ungir al próximo rey, Salomón.

[El contenido de 1 Cr. 17, que trata de Natán, es idéntico a 2 S. 7, ya comentado.]

1 Cr. 29:29, “Y los hechos del rey David, primeros y postreros, están escritos en el libro de las crónicas de Samuel vidente, en las crónicas del profeta Natán, y en las crónicas de Gad vidente…”

Observaciones:

Escribió un libro de las crónicas de David (no canónico ni inspirado).

Es un autor.

[2 Cr. 9:29 equivale 1 Cr. 29:29.]

2 Cr. 29:25, “Puso también levitas en la casa de Jehová con címbalos, salterios y arpas, conforme al mandamiento de David, de Gad vidente del rey, y del profeta Natán, porque aquel mandamiento procedía de Jehová por medio de sus profetas.”

Observaciones:

Hasta Ezequías obedeció el mandamiento de Jehová por medio de Natán, unos 250 años después, respecto a la casa de Dios.

Natán dejó un legado de largo plazo.

Todo el Sal. 51, la famosa confesión de David.

Observaciones:

El desafío de Natán resultó en el arrepentimiento genuino en David.

¿Después de estudiar estos pasajes, ¿cómo le fue?  ¿Sacó más lecciones que yo?  Nos queda un paso analítico más:

BOSQUEJO  (Un resumen, organizando todo lo de arriba, con título):

Unas opciones para un título: “Un siervo ideal de Dios” o “Un siervo con denuedo” o “Un siervo leal”.  Prefiero:

“DE NATÁN SE APRENDE CÓMO DEBE SER UN SIERVO DE DIOS”

Introducción: Natán, el siervo de Dios, tuvo ciertos privilegios:

1. Era contemporáneo del rey David, 2 S. 7:2.

2. Recibió revelaciones de Dios, 2 S. 7:4.

3. Tuvo el oído y respeto del rey, 1 R. 1:8, 22-23.

4. Ungió al siguiente rey, 1 R. 1:34.

I. Un buen siervo de Dios reconoce que Dios merece lo mejor, 2 S. 7:3.

II. Un buen siervo de Dios entiende que es algo necio intentar un proyecto mayor sin consultar a Dios, 2 S. 7:5-16.  (Consulte también Pr. 3:5b; 14:12; Is. 55:8-9; Josué 9:14.)

III. Un buen siervo de Dios comunica la Palabra de Dios.

A. Con fidelidad, 2 S. 7:17.  (Obedece a Dios.)

B. Con creatividad, 12:1-6.

C. Con denuedo y franqueza, 12:7-14.

D. Con resultados, 12:13, Sal. 51.

IV. Un buen siervo de Dios es leal a su líder terrenal, 1 R. 1:8-10.

A. A pesar de la inestabilidad política.

B. A pesar de la situación o circunstancias.

V. Un buen siervo de Dios es buen consejero.

A. Confronta el pecado, 2 S. 12:13.

B. Sabe que pecar tiene consecuencias, 2 S. 12:10-14.

C. Reconoce el deber de ser cumplido, 1 R. 1:11-14, 28-31.

VI. Un buen siervo de Dios tiene impacto en el mundo mucho después de su muerte.

A. Dejó un libro, 1 Cr. 29:29.

B. Dejó instrucciones, 2 Cr. 29:25.

Conclusión: Se aprende de Natán cómo debe ser un siervo de Dios.

¿En cuáles de estas áreas debe enfocar primero usted?

Pregúntese por ejemplo:

¿Estoy dando a Dios lo mejor de mi tiempo, dinero, energía, servicio?

¿Qué tipo de legado o herencia espiritual dejaré para generaciones futuras?

Después de contestar estas preguntas y hacer los ajustes correspondientes a la vida, escoja otro personaje bíblico de interés para analizar y saque lecciones que se aplicarán también a su vida.


Usado con permiso
ObreroFiel.com - Se permite reproducir este material siempre y cuando no se venda.
Su apoyo en el ministerio http://www.obrerofiel.com

, , , , , , , , ,

3 Responses to Natán el profeta: Estudio biográfico

  1. Diva Ospino 10 10America/Chicago December 10America/Chicago 2010 at 5:01 am #

    Me parece puntual esta recomendación, porque es una forma bien estructurada para aprender de Dios y como podemos poner en práctica su palabra, nos convertimos en seres analiticos, argumentativos y propositivos. A mi me es de gran ayuda, porque mi meta es ayudar a muchos jóvenes a conocer y sembrar la palabra de Dios en sus vidas, ya que soy docente en una institución oficial.

  2. Héctor Rodríguez p. 13 13America/Chicago March 13America/Chicago 2014 at 3:44 pm #

    creo que una buena reflexión o comentario como estos nos ayudan a poder discernir mejor los propósitos de Dios, les agradezco su valioso apoyo, bendiciones

    • Equipo ObreroFiel 18 18America/Chicago March 18America/Chicago 2014 at 6:20 pm #

      Gracias a Dios Hector que nos permite servirle en este hermoso ministerio. Saludos y Bendiciones

Leave a Reply