Secondary Navigation

¿Por qué son necesarios los hombres fieles, temerosos de Dios?

¿Por qué son necesarios los hombres fieles, temerosos de Dios?IMPRIMIR RECURSO

¿Por qué son necesarios los hombres fieles, temerosos de Dios?

En estos momentos que atraviesa la humanidad, el caos, el desorden, la corrupción, los celos, odio y todas esas
cosas que nos separan de nuestro Creador, creo que no existe una consigna más apropiada que esta que se ha
tomado como referencia en esta semana dedicada al ministerio de hombres en nuestra congregación: “Hombres
fieles, temerosos de Dios.”
Permítasenos, primero que todo, desmenuzar el lema y buscar el significado (tanto secular como teológico) de
las palabras clave que lo componen:
HOMBRE: (secular) humano, persona. (Bíblico) “Y creó Dios a su imagen, a imagen de Dios los creó; varón y
hembra los creó” (Génesis 1:27Génesis 1:27
Spanish: Biblia Reina Valera - revisión de 1995 - RVR95

Izbrana zbirka RVR95 ne vsebuje vpisane knjigeMesto:

WP-Bible plugin
) Concluyendo: Hombre es el calificativo genérico que se da a todos los seres
humanos. Es un sustantivo que no hace acepción de género o edad. Dícese hombre y en el término están
incluidos varones y hembras; niños, jóvenes, adultos y ancianos. Y, lo más importante: creados por Dios a su
imagen. No lo dude, el Creador nos hizo a su imagen; él no es responsable de que después nosotros mismos nos
transformásemos en caricaturas.
FIEL: (secular) Verdadero, confiable y dependiente. (Bíblico) creyente, santo. “…Y hallaste fiel su corazón
delante de ti, e hiciste pacto con él (referido a Abraham)… y cumpliste tu palabra, porque eres justo.” (Nehemías
9:8). En esencia, es fiel el hombre que, a la manera de Abraham, el padre de la circuncisión como de la
incircuncisión, tiene un corazón verdadero, confiable, dependiente de Dios, creyente y santo.
TEMOR: (secular) obediencia, miedo, terror. (Bíblico) Adoración y reverencia. “…El temor de Jehová es
limpio, que permanece para siempre; los juicios de Jehová son verdad, todos justos. Deseables son más que el
oro, y más que mucho oro afinado; y dulces más que miel, y que la que destila del panal” (Salmo 19:9-10). Por
tanto, es hombre temeroso de Dios el que le obedece, adora, reverencia y, también, teme su castigo.
DIOS: (permítasenos pasar por alto el sentido secular) En el sentido bíblico Dios es el Ser Supremo, Trino e
increado, creador y sustentador de todas las cosas: infinito, eterno, justo, santo, amoroso, fiel, sabio,
todopoderoso, omnisciente. SIN COMENTARIOS
Entonces, pues, un hombre fiel, temeroso de Dios es aquella criatura, no importa sexo, edad o condición
humana, creada por Dios a su imagen, que tiene un corazón verdadero y confiable y es dependiente de su
Creador, creyente y santo; por lo cual obedece, adora, reverencia y teme a Dios.
Y ¿qué esperamos, o mejor aún, a qué estamos llamados esos hombres fieles y temerosos de Dios?
Cada vez que oigo hablar del temor a Dios, viene a mi mente el Rey David. Él fue agradable a los ojos de Jehová
y éste lo transformó de un sencillo pastor de ovejas hasta hacerlo Rey de Israel.
Finalmente, David pecó y, Dios le permitió durante todo un año que se arrepintiera de su pecado. Pero David
veía el asunto desde una perspectiva humana y no entendía su trasgresión. Cuando lo vio, por fin, desde la
perspectiva de Dios, se quebrantó, aceptó el pecado, es decir, tomó conciencia de su falta y se arrepintió en su
corazón. ¿Por qué? Porque fue Dios y no el propio David quien lo hizo consciente de su pecado. El Salmo 51 es
un canto de quebrantamiento, entrega, temor, rendición de David a Dios, cuando se dio cuenta, porque el Señor
se lo mostró, de cuán grande era su pecado.
“Ten piedad de mi, oh Dios, conforme a tu misericordia, conforme a la multitud de tus piedades borra mis
rebeliones. Lávame más y más de mi maldad, y límpiame de mi pecado. Porque yo reconozco mis rebeliones, y
mi pecado está siempre delante de mí. Contra ti, contra ti solo he pecado, y he hecho lo malo delante de tus
ojos…” dice David y debiéramos decir también nosotros cada día, a cada instante (Salmo 51:1-4). Implorar la
piedad de Dios, entregarnos, rendirnos a él, dejar que obre su infinita misericordia, confiar en su infinito amor
que provee perdón para el culpable, reconocer que así como nosotros somos hijos de desobediencia, hijos
rebeldes, inclinados de continuo al mal, él es Padre fiel y amoroso; ese tipo de padre que aún antes de que brote
de nuestros labios una frase para clamar perdón, con solo volvernos a él nos dice: “Hijo mío, yo te perdono, ya tu
pecado ha sido pagado, tú eres limpio porque yo redimí el precio de tu pecado con la sangre de mi Hijo.”
Pero nunca dude esto: usted puede esconderse de las demás personas cuando lleva a cabo un acto reprobable,
pecaminoso. Pero no puede hacerlo de Dios. ¡Imposible! Si usted ha aceptado a Cristo en su corazón sabe
entonces que el Espíritu Santo mora en usted y, desde luego, ¿qué le puede ser ocultado? Por tanto, cuando usted
peca, puede que no lo haga ante los hombres y contra los hombres, pero, no lo dude, siempre lo hace ante Dios y
contra Dios. Y, aunque él siempre esté presto a perdonarnos, no importa cuál sea la magnitud de nuestra falta
(recuerde que para él todos los pecados pesan igual), lejos de agregar carga sobre sus espaldas, lejos de
aprovecharse de su infinita misericordia y del precio de la sangre de Jesucristo, haga que cada día more más en
su corazón el deseo de hacer lo recto y de ser un buen testimonio para los hombres que aún no le conocen.
Eso espera Jehová de nosotros, ese es el tipo de hombres fieles y temerosos de Dios que él quiere que nosotros
seamos. ¡Bastante poco, comparado con el sacrificio de su Hijo! ¿Es que acaso resulta tan difícil complacerle y
serle grato?
David comprendió que esa era la única forma de enseñar, a los que vivían bajo la ley del pecado, los caminos de
Dios y que estos se convirtieran a él. Hay dos cosas que nunca van separadas: el acercarnos a Dios y el alejarnos
del pecado.
[Doy gracias a Dios por haber puesto en el corazón de Héctor Bermúdez la gentileza de haberme obsequiado
con el libro “La Santidad” de Henry Blackaby, la lectura del cual me ayudó a comprender lo que significa en
realidad el ser un hombre temeroso de Dios y me inspiró a escribir este artículo.]
El autor es miembro de la agrupación paraeclesiástica cubana: Ministerio CRISTIANOS UNIDOS.
ObreroFiel.com – Se permite reproducir este material siempre y cuando no se venda.
.

Una respuesta para ¿Por qué son necesarios los hombres fieles, temerosos de Dios?

  1. carlos alberto gonzalez ramirez 26 26America/Chicago julio 26America/Chicago 2013 a las 12:56 pm #

    PARA SONAR LA TROMPETA A TODOS LOS QUE NOS RODEAN.POQUE NO PODEMOS CALLAR CUANDO EL MUNDO VA POR MAL CAMINO.

Deja un comentario

Camino Global