Los nietos, nuestro gozo

•GRATIS•

Los nietos, para los que tenemos nietos, son el gozo más grande de nuestras vidas. Nos enseñan, nos animan, nos hacen reír, a veces nos hacen llorar, nos dan pauta, pero ante todo, nos dan un gozo indecible. He aquí unos ejemplos: *********************************************************************

Mi nietecito me llamó por teléfono el otro día.Me pregunto que qué edad tenía, y le dije, “62
años.”Estuvo quieto un momento, después preguntó, “¡¿Y comenzaste del 1!?”

*********************************************************************

Después de poner a sus nietos en la cama, una abuelita cambió y se puso pantalón viejo y una blusa feísima y comenzó a lavar el pelo. Oyó que los niños no estaban dormidos, sino que hablaban y brincaban, y por fin se le terminó la paciencia. Se puso una toalla en el pelo mojado y entró al cuarto toda enojada. Les metió a la cama de nuevo y les regañó fuertemente.Al salir del cuarto, oyó a la niña de 3 años preguntar con voz muy asustada, “¿¡Quién fue ESO!?” *******************************************************************

Una abuelita estaba contando a su nietecita  cómo era su niñez. “Patinábamos en el hielo en el invierno. Tenía un columpio hecha de una llanta vieja. Estaba colgado del árbol allí en el jardín. Yo montaba mi propio poni. Cortábamos zarzamoras silvestres en el bosque.” La niñita lo estaba escuchando todo con los ojos cuadrados. Por fin exclamó, “¡Ojalá te hubiera conocido mucho más antes!” **********************************************************************

Una niña estaba escribiendo diligentemente en la computadora de su abuelito. Le dijo que estaba escribiendo una historia. “¿Y de qué se trata la historia?”, le preguntó el abuelito.“No lo sé,” contestó. “No puedo leer.” **********************************************************************

Cuando mi nieto Memo y yo entramos a nuestra cabaña vacacional, no prendimos las luces hasta que ya estaba cerrada la puerta para que no entraran los insectos. Pero aun así, entraron unas luciérnagas. Viéndolos antes de que yo los hubiera visto, Memo suspiró, “Es inútil, abuelito. Los mosquitos nos persiguen con linternas.” **********************************************************************

Cuando mi nieto me preguntó por mi edad, le contesté de broma, “¡No estoy segura!”“Pues, Abuelita, solo vé tu ropa interior,” me aconsejó. “La mía dice que tengo cuatro a seis.” ************************************************************

Una niña del segundo año llegó a casa de la escuela y dijo a su abuelita, “¡Abuelita, adivina qué! Aprendimos cómo hacer bebés hoy.”La abuelita, un poco sorprendida, le dijo, “Muy interesante. ¿Y como se hacen bebés?”“Es muy sencillo,” contestó la niña. “Sólo le agregas la letra “s” a bebé.”

Categoría: Etiquetas: , , ,

Autor: Equipo ObreroFiel


Valoraciones

No hay valoraciones aún.

Sé el primero en valorar “Los nietos, nuestro gozo”

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.