Lecturas Bíblicas: (Jer 33:6, Ef 4:26-32, Sal 37:8) El alma y el espíritu, al igual que el cuerpo pueden ser dañados por acciones o circunstancias adversas. Estas producen experiencias traumáticas de índole emocional, que se convierten en heridas o enfermedades del alma, pero por estar tan escondidas dentro de nosotros, son difíciles de detectar.

Mostrando todos los resultados 2

Libros del Antiguo Testamento