Por Marcos Robinson Se cuenta que un rey fue a visitar a los presos en la prisión. Se acercó a la celda de uno y preguntó porque estaba allí. El reo le contó una historia triste y larga de como fue acusado falsamente. Al hablar con otro, este también proclamó su inocencia. Y así iba el rey preguntando de celda en celda el motivo por su presencia en la prisión. Todos le contaron algo diferente, pero todos negaron ser culpables del los crímenes de los cuales fueron acusados. Por fin llegó a la celda de un hombre con cara triste.

Mostrando todos los resultados 2

Filtros activos

Libros del Antiguo Testamento

Libros del Nuevo Testamento