Creo en el sol cuando no brilla. Creo en el amor aun cuando no lo sienta. Creo en Dios aun cuando está en silencio.{1} Estas trágicas palabras fueron grabadas anónimamente sobre las paredes de un sótano de Colonia, Alemania, donde varios judíos estaban escondiéndose de los nazis. De una forma muy profunda, plantean el tema eterno de la fe en un Dios amoroso, tanto durante como después del Holocausto.

Mostrando todos los resultados 1