Productos Archive | Obrero Fiel

Un grupo de solicitantes esperaban ser entrevistados para un trabajo de comunicado de radiotelefónica.  Daban poca atención a los sonidos de puntos y rayas que se oían por un altoparlante. De repente uno de ellos se paró y entró precipitadamente a la oficina del jefe. En un ratito salió sonriendo, “¡Me dieron el trabajo!” exclamó. "¿Y cómo entraste antes que nosotros?” le preguntaron los demás. "Si no hubieran estado charlando tanto entre sí, hubieran oído el mensaje en código secreto del gerente,” les dijo. “Decía, ‘El hombre que necesito más es el que siempre está en alerta. El primero que interprete este mensaje y llegue directamente a mi oficina privada será contratado’. ”  

L.E. Brown

La lección es clara: Demasiados cristianos no están escuchando, y por eso no oyen las instrucciones de Dios. ¿Estás escuchando la voz de Dios? ¿Estás siguiendo sus instrucciones? ¿Qué debes cambiar para empezar a escucharle y obedecerle?

Mostrando el único resultado