Tener el privilegio de ser líder femenil conlleva la responsabilidad de crecer espiritualmente de manera constante y real. Las principales normas bíblicas para medir el crecimiento son claras.

Mostrando todos los resultados (2)