El origen de la frase “el vacío destinado para Dios” parece provenir de la oración de Agustín “Tú nos has creado para Ti, Oh Señor, y nuestros corazones están inquietos hasta que descansan en Ti.”

Mostrando todos los resultados 1