El cristianismo no es en esencia una religión en absoluto; es un evangelio, el evangelio por excelencia, las buenas noticias de que la gracia de Dios ha desviado su ira, que el Hijo de Dios ha padecido nuestra muerte y ha llevado sobre si nuestro juicio, que Dios tiene misericordia de los que no la merecen, y que no hay nada que podemos hacer nosotros, ni tampoco aportar.

Mostrando todos los resultados 1

Filtros activos