Escrito por Alberto T. Platt. Recurso recomendado en venta. El remanente de israelitas que regresaron del cautiverio iniciaron con mucho ánimo la reconstrucción del templo de Jerusalén. Pero pronto cayeron en crisis: se desanimaron y desesperaron debido a que dudaron de Dios. Esa crisis se agudizó en las generaciones posteriores, pues los israelitas llegaron a menospreciar el culto a Dios, reteniendo los diezmos que debían entregar al templo y entraron en una espiral de relajamiento moral que provocó el resquebrajamiento de las familias. Ante esa crisis de fe, Dios levantó a dos profetas valientes que enfrentaron al pueblo con la palabra divina, que es la única que tiene respuesta para cualquier tipo de circunstancia. El remanente tuvo que volver a la prioridad básica, que es la obediencia a la Palabra divina.

Mostrando todos los resultados 1

Filtros activos