Esta corta pregunta está entre las más profundas que jamás se hayan hecho y ningún ser humano sería suficientemente capaz de responderla. Sin embargo, una cosa es cierta. Dios no nos ama porque seamos adorables o porque merezcamos su amor. Por el contrario, lo opuesto es verdad. El estado de la humanidad desde la caída es de rebelión y de desobediencia, pero ¿Está sera la razón por la que Dios nos prueba? el siguiente recurso da la respuesta a esta pregunta... ABRIR RECURSO 

Mostrando todos los resultados 2

Filtros activos

Temas