Escrito por Gonzalo Sandoval. Recurso recomendado en venta. Todos los cristianos anhelamos alcanzar la madurez en Cristo. Queremos ser semejantes a él, pero muchos, en vez de avanzar, retroceden acarreando así la disciplina divina. En vez de ir hacia adelante a la madurez, van para atrás y sufren las consecuencias de su desobediencia y incredulidad. Este era el caso de los hebreos. Habían avanzado a cierto grado de madurez, pero frente a las persecuciones retrocedían a la infancia espiritual: el judaísmo. En esta carta caracterizada por exhortaciones, Dios advierte a los hebreos del peligro de ser juzgados por haber regresado a los redimentos del sistema judaico. En vez de desanimarse al encarar las aflicciones, debían considerarlas instrumentos de Dios para fortalecer su fe y producir el crecimiento espiritual.

Mostrando todos los resultados 1