Después de explicar a un sacerdote que la salvación es gratuita y permanente, él me preguntó: “Si uno ya tiene la vida eterna, ¿qué motivo tiene para vivir una vida santa?”  En aquel momento, pensé en 4 motivos, y él quedó pensativo. Pasando tiempo, agregué varias razones más. Una sola, cualquiera de la lista, basta para una motivación adecuada, pero hay un buen número.

Mostrando todos los resultados 4

Filtros activos