Si hemos dañado a alguien, debemos compensarles. Es la ley de Dios y todavía aplica. Jesús dijo, “No piensen que he venido para poner fin a la Ley o a los Profetas; no he venido para poner fin, sino para cumplir. Porque en verdad les digo que hasta que pasen el cielo y la tierra, no se perderá ni la letra más pequeña ni una tilde de la Ley hasta que toda se cumpla.”  (Mateo 5:17, 18).

Mostrando todos los resultados 10