Una mujer, obsesionada por verse bien, se hace estirar todo: la nariz, la piel de la cara, etc. Finalmente, el cirujano le pregunta: - ¿Desea algo más señora? - Sí; quisiera tener los ojos más grandes y expresivos. - Nada más fácil, señora,- respondió el médico; - "enfermera, traiga la cuenta, por favor".

 
"Engañosa es la gracia, y vana la hermosura; la mujer que teme al SEÑOR, ésa será alabada." Prov. 31:30

Mostrando todos los resultados 39

Filtros activos