¿Dejamos que su poder domine nuestra predicación? Sin la presencia del pueblo de Dios y sin el Espíritu de Dios encendiendo el lugar con su poder, no es gran cosa su predicacion.  Sólo es un cuarto vacío y oscuro.

Mostrando todos los resultados 4

Filtros activos