Productos Archive | Obrero Fiel

Un joven estaba predicando en la presencia de un gran líder de su denominación, y después de que terminó se dirigió al ministro de edad, y dijo: "¿Qué piensa usted de mi sermón?" “Un sermón muy pobre ", dijo. "Un sermón pobre?", Dijo el joven, "me tomó mucho tiempo para estudiarlo." "Si, no hay duda de eso". "¿Por qué? ¿No cree que mi explicación del texto es muy buena?" "Oh, sí-dijo el viejo predicador, “su explicación fue muy buena "."Bueno, entonces, ¿por qué dice que era un sermón pobre? ¿No cree que las  ilustraciones eran apropiadas y concretas para los argumentos? " "Sí, fueron muy buenas, pero aún así fue un sermón muy pobre." "¿Va a decirme por qué cree que era un sermón pobre?" "Porque", dijo, "no hubo Cristo en él."

-Bueno-dijo el joven, "Cristo no estaba en el texto, no se predica a Cristo siempre, tenemos que predicar lo que está en el texto."
El anciano dijo: "¿No sabes que en cada pueblo y cada aldea, y cada pequeña aldea en Inglaterra, donde quiera que sea, hay un camino a Londres?" -Claro que sí-dijo el joven.
-Ah-dijo el viejo teólogo "así se forma cada texto en las Escrituras, hay un camino hacia el tema principal de las Escrituras, que es Cristo. Un sermón no puede hacer ningún bien a menos que haya un olor de Cristo en él. "

                                                                           (Autor desconocido)

¿Cada vez que predicamos hablamos de Cristo? ¿Cuánto hay de Cristo en nuestros sermones?

Mostrando el único resultado

Filtros activos