En nuestra calidad de dirigentes femeniles, las mujeres tenemos una gran responsabilidad al transmitir la Palabra de Dios a otras mujeres. Por eso, es importante aprovechar todos los recursos que están a nuestro alcance para que nuestra enseñanza sea más efectiva. El ejemplo de nuestro Señor Jesucristo es básico en el uso de los medios y su relación en la enseñanza.

Mostrando el único resultado

Filtros activos