Sí, Jesús fue sin pecado, y esa es la razón por la que tenemos la esperanza de una eternidad en el cielo. Si Jesús no fuera perfecto, no habría ningún sacrificio por el pecado. La desobediencia de Adán y Eva a Dios en el jardín del Edén introdujo el pecado en este mundo (Génesis 3:6). Con su pecado entró la muerte, así... ABRIR RECURSO

Mostrando todos los resultados 3