Productos Archive - Obrero Fiel

El cielo de aquella noche de abril era claro y lleno de estrellas brillantes cuando el barco de vapor más grande y lujoso del mundo navegaba a toda velocidad por las aguas tranquilas del helado Atlántico Norte. Muchos de los pasajeros ya se habían ido a la cama, pero algunos todavía se encontraban en los salones disfrutando del lujo del Titanic. Nadie se alarmó por la pequeña sacudida que se sintió alrededor de las 11:15, pero muchos sí se percataron cuando poco después dejaron de sentirse las vibraciones de los motores.

Mostrando todos los resultados 1