Nuestro trabajo como pastores no está libre de riesgos en el lugar de trabajo. Claro que no usamos cascos, pero ¡quizás deberíamos! Los riesgos de los cuales hablo son los que están en el interior de nuestros corazones. Uno de los más grandes es el que yo llamo el “ataque a la integridad.”

Mostrando todos los resultados 3

Filtros activos