Pero recibiréis poder, cuando haya venido sobre vosotros el Espíritu Santo, y me seréis testigos en Jerusalén, en toda Judea, en Samaria, y hasta lo último de la tierra” (Hechos 1:8). Todos conocemos gente o tenemos amigos que ocasionalmente dicen: “como mi padre o mi madre me decía”, y entonces repiten pensamientos o frases que sus parientes dijeron muchos años antes.

Mostrando todos los resultados 2

Filtros activos